RINCÓN del TIBET

Cupido me ha flechado… por partida doble

Cupido me ha flechado… por partida doble

La infidelidad es uno de los temas más controversiales en cuanto a relaciones de pareja se refiere. Si bien es cierto que la fidelidad se trata en muchas culturas de un valor y un pilar que no debe quebrantarse, la realidad es otra.

Qué pasa cuando nuestro corazón se ve sorprendido latiendo fuertemente por alguien que no es nuestra pareja?

Qué pasa cuando esa puerta blindada y sellada es perforada por un Cupido travieso y ocioso?

 

La infidelidad no es algo que surge de la nada, las oportunidades siempre están a nuestro paso y el amor para resolver estos conflictos está sobrevalorado. Depende de tener una posición muy clara y muy madura para afrontar situaciones que requieran tomar la decisión de involucrarse o no con una persona distinta a la pareja.

Las infidelidades o las traiciones pueden ir en escalas, pero son altamente subjetivas, lo que para una persona puede ser motivo para terminar una relación, otra persona podría interpretarlo como un flirteo natural de la raza humana.

La realidad es que nuestro corazón y nuestro cuerpo están hechos para amar… pero solo a una persona a la vez? Qué encierra el concepto del amor? Encierra respeto a uno mismo y a nuestra pareja, y la infidelidad es uno de los archiconocidos villanos en temas del amor.

Cuándo ocurre la infidelidad?

Puede ocurrir cuando:

  • Desviamos nuestras energías a la pareja
  • La relación está debilitada
  • Buscamos la perfección en la pareja
  • Jugamos una revancha
  • No nos sentimos satisfechos
  • Nuestra pareja nos subestima o nos maltrata
  • Caemos en la monotonía
  • Llegan crisis de edades

Miles de condicionantes pueden propiciar una infidelidad, pero la razón fundamental es:

Cuando lo permitimos!

 

Todos tenemos las mismas características físicas y biológicas y algunos factores influyentes que pueden marcar una predisposición para la infidelidad, como lo son la crianza, nuestro tipo de trabajo, el círculo social, horarios incompatibles, religión, etc.

Básicamente las diferencias entre las personas que son fieles con las que no, es la actitud y la reacción ante las situaciones  tentadoras que puedan desencadenar en un acto de infidelidad, tienen sus sensores alertas y saben cuándo y cómo evitar ser infieles, no juegan con fuego.

La fidelidad existe, y quienes la practican de forma sana y espontanea, no porque es un deber o realizaron un juramento, sino porque así lo desean, por lo general conforman parejas donde se cultiva el amor de forma continua, la comunicación y el compromiso sin cadenas, se prefiere la honestidad ante el engaño y la potencial herida que puedan generar a su pareja.

Luego, si Cupido te ha flechado por partida doble, valida cuál fue el acuerdo que asumiste con tu pareja. Quizás concluirás que no vale la pena el riesgo de perder a quien amas por algo que puede no ser más que una aventura o bien te quebrantarás ante la situación y formarás parte del alto porcentaje que prefiere la mentira y el engaño hacia sí mismo y hacia tu pareja.

 

 

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda