RINCÓN del TIBET

El pensamiento que riegas, crece en el jardín de tu mente

el pensamiento

Cuida el jardín de tu mente, el pensamiento que riegas, crece

¿Por qué, aun cuando sabemos esto, hacemos lo contrario? el pensamiento nos inquieta y normalmente no somos capaces de resolverlo, le damos vuelta y vuelta en nuestra mente, le dedicamos horas de vida… inclusive de sueño, lo comentamos con personas de confianza, inclusive algunos lo hacen con quien esté dispuesto a escucharlos, así sea alguien que recién conocen.

Y mientras más le damos vuelta, más complejo se vuelve el pensamiento, más hace peso, más irresoluble se torna. Tiene nuestra atención, tiene el abono perfecto para crecer de forma inmanejable. Pero, ¿por qué luego de leer el título de esta entrada, simplemente no dejamos de regar el pensamiento que se convierte en problemático?

Pues porque estamos programados para enfocarnos al contrario de lo que nos conviene, porque queremos resolver nuestros asuntos desde el hacer y al intentar “hacer” cosas que nos coloquen en otra posición, seguimos enfocados en lo mismo, generando el mismo tipo de experiencias.

No estamos perdidos, siempre es un buen día para recomenzar, para darle otras instrucciones a nuestra mente, pero debemos ser lo más coherentes posibles, para evitar confusiones y evitar que los patrones establecidos desde hace tanto tiempo no se hagan presentes de manera predominante.

Recomendaciones para que el pensamiento central sea de lo que si queremos en nuestras vidas:

  • Piensa y enfócate en lo que te gusta de tu vida.
  • Define qué te gustaría tener.
  • Mira las cualidades de los demás.
  • Piensa en lo que deseas tener en tu vida.
  • Permítete sentir lo que quieres.
  • Rodéate de personas que estén en concordancia a lo que quieres.
  • No juzgues, ni critiques nada a tu alrededor.
  • Reconoce todo lo que tienes.
  • Valora tu abundancia.
  • Reconoce tus virtudes.
  • Ten fe en que lo que quieres viene en camino.
  • Espera el mejor resultado a lo largo de tu jornada.
  • Celebra tus logros.
  • No escuches desmotivadores.

Si aplicamos esta manera de vivir, no habrá preocupación que se resista, ni problema que crezca en nuestra mente, cuidado por nuestra atención. Simplemente, nos daremos la oportunidad de crear distinto, de ver diferente y de experimentar otras cosas, que serán más gratificantes.

Cuesta, pero no es imposible, tú tienes el poder de enfocarte en lo que resultará más conveniente. Imagina que tienes una lupa y cuando enfocas un pensamiento con ella, ese pensamiento se materializa en tu vida, luego ¿hacia dónde quieres enfocar?

Por: Sara Espejo – Rncón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda