Es común que el ser humano experimente diversas emociones fuertes, sobre todo cuando hay desequilibrios.

Entre ese tipo de emociones se encuentra el enojo, y es que es inevitable llegar a sentirlo en algún momento de la vida cuando existen circunstancias que de alguna u otra forma generan cierta incomodidad.

Sin embargo, cuando el enojo se sale de control y estos episodios ocurren reiteradamente, aparece lo que se conoce como la Ira.

¿Qué es la ira?

  • Se trata de una mezcla de enojo, furia e indignación que por lo general suele estar acompañada de explosiones de violencia. Este sentimiento trae consigo el bloqueo de otras emociones y de la conciencia misma.

Es bueno que los sentimientos salgan afuera, pero éstos deben salir en forma adecuada porque pueden dañar a los demás y a nosotros mismos.

Debemos encontrar la fuente de nuestro enojo y tratar de controlarlos. Es importante que comiences a ser consiente en el momento que la ira viene.

¿Es cuando las cosas escapan de tu control? ¿Es cuando te sientes rechazado? ¿Es cuando las cosas no te salen bien?

manejo-del-enojo

Trata de pensar cuál es la sensación que detona tu ira. Cuando la encuentres tienes que comenzar a trabajar contigo mismo, disminuyendo el ego y aceptando las circunstancias.

Tampoco se trata de reprimir la ira, porque tiene que salir.

Consecuencia de reprimir la Ira:

  • La persona se vuelve hostil
  • Se presenta la irritabilidad
  • Conducta agresiva
  • Dolores de cabeza
  • Alteración del comportamiento arterial
  • Complicaciones gastrointestinales
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Depresión

¿Qué se debe evitar?

  • Reprimir los sentimientos
  • Herir a los demás
  • Las conductas negativas
  • Mantenerse dentro del origen del problema
  • Culpar reiteradamente a otros
  • Hablar desde el enojo, recuerde que las palabras no se pueden recoger
  • El sarcasmo

 ¿Cómo se maneja?

  • Expresando claramente las emociones
  • Acepte que se encuentra sumamente enojado
  • Respire y mantenga la calma, por mas difícil que esto sea deberá intentarlo
  • Libere las tensiones practicando algún ejercicio o simplemente salga a caminar
  • Enfóquese en recordar algún episodio cómico que le haya ocurrido, utilice la risa para aliviar las tensiones
  • Practique el perdón
  • Busque una solución
  • Pida ayuda, sobretodo si siente que la situación se le ha salido de las manos

Si tu ira tiene momentos de violencia, es importante que pidas ayuda. Es normal que muchas personas pasen por esta etapa, pero es importante que puedas ver porque no puedes controlarte en éstos momentos.

Ten en cuenta que la ira puede destruir muchas relaciones importante en tu vida y terminará por destruirte a ti.

Te invito al amoroso camino de la meditación, para que puedas comenzar a domar tus sentimientos, entrando en contacto con tu verdadera esencia y olvidándote de las cosas que te hacen mal.

Suelta el ego y refúgiate en el amor…

El amor es el salvador de nosotros mismos, trata de transformar la ira en una emoción menos violenta y más positiva para ti. Por ejemplo, cuando sientes que vas a explotar, sal a la calle, corre, camina rápido, haz un ejercicio que pueda sacar afuera todo ese sentimiento.

Acéptate y dale amor a los demás, es la mejor forma de caminar.