Comprender quien eres realmente es mucho más importante que perseguir aquello que «deberías ser».

x