Lo que estamos experimentando a nivel mundial a causa del Coronavirus, puede resultar alarmante para la mayoría y podemos necesitar de muchos recursos para dejar la ansiedad al margen.

Un virus que no ha venido solo, sino que se encuentra acompañado de la necesidad de tomar una serie de medidas, en su mayoría ajenas para todos, como tener que permanecer en casa de manera obligatoria, buscar la forma de proveernos y abastecernos por bastante tiempo, tener que estar con nuestra familia todas las horas del día o bien en soledad, lidiar con noticias que llegan a cada instante y no tener la más mínima idea de cómo y cuándo estas condiciones puedan levantarse y podamos volver a una dinámica quizás similar a la que antes teníamos.

Evidentemente demasiados factores que se unen, que sin contar los que nos podrían haber estado afectando antes, poden terminar por ser desencadenantes de angustia y ansiedad. Por lo que una vez habiendo coincidido en que tenemos las condiciones para sentirnos ansiosos, trataremos de ofrecer algunas guías para el manejo de la ansiedad.

Ansiedad

Tips para manejar la ansiedad:

  • Mantenernos en el momento presente, enfoquémonos en lo que estamos haciendo en el momento, evitando pensar en lo que pasará luego, mañana o dentro de unos días. Enfoquémonos en actividad por actividad. Si estamos ayudando a los niños con alguna asignación, estemos allí, si decidimos leer un libro, centrémonos en él, lo mismo cocinando, duchándonos, etc. Teniendo en cuenta que justo en este instante puedo atender la realidad, de resto es solo especulación.
  • Apartarnos de las noticias, todo está hablando en este momento de las noticias del Coronavirus, no hay mucha novedad, más que el incremento en el número de casos o una vacuna que podría salir en algunos meses, de cualquier manera si es algo realmente importante lo sabremos aunque nos desconectemos de tanta información que solo nos refleja lo que no podemos cambiar.
  • Hacer lo propio, el sentirnos responsables en nuestro minimundo y mantener bajo control nuestro espacio nos genera algo de tranquilidad en cuanto a lo que ocurre a nivel mundial.
  • Tomarnos al menos un momento a solas, si estamos solos en casa obviamente esto no será necesario, pero para quienes estamos conviviendo con otras personas es importante tener algo de tiempo para no ver a nadie, no conversar y en lo posible ni siquiera sentir la presencia de alguien más. Si no quedan muchas opciones, siempre podemos recurrir a un buen baño para ese momento de soledad.
  • Buscar hacer algo que nos guste, por lo general no tenemos tiempo para dedicárselo a cosas que nos agradan, pues ahora sí, incursionemos en cosas nuevas que podamos hacer en casa, dibujar, aprender a maquillarnos tipo profesionales, coser, etc.
  • Pongamos en orden nuestros espacios, si vamos a estar ajustados a un espacio, lo mejor que podemos hacer para sentir tranquilidad es mantenerlo en orden, incluso podemos profundizar en este fin y aprovechar el tiempo disponible para dejar todo como siempre lo hemos querido y quizás no hemos podido dedicarnos a ello. Esto aparte de hacernos los espacios más agradables, nos ayudará a calmarnos dando un poco de ese orden y limpieza a nuestra mente.
  • Llevemos una rutina saludable, el hecho de estar en casa no implica que nos abandonemos. Procuremos levantarnos a una hora determinada, acondicionarnos, asearnos, comer saludablemente y descansar las horas necesarias. El orden en nuestros días contribuye a orden en nuestra mente.
  • Hacer alguna actividad física diaria, el ejercicio nos ayuda a conectarnos con el presente, además las hormonas que segregamos nos hacen sentirnos bien, contrarrestando el cortisol y la adrenalina que segregamos cuando nos sentimos angustiados.
  • Fomentar nuestra espiritualidad, tomarnos un momento para orar y/o meditar, nos ayudará a fomentar nuestra fe y conservar nuestro centro, con la certeza de que todo pasa y de que estaremos bien.

Sin duda vendrán tiempos mejores, si nos vamos a enfocar en algún punto del futuro que sea aquel que nos dé tranquilidad, en donde visualicemos que esta incómoda situación ya pasó. Confiemos en el proceso de la vida y fluyamos con esta experiencia, con la mejor actitud y tratando de sacar de nosotros lo mejor.

Fe y esperanzas para todos, siempre hay un plan superior mejor que el nuestro.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

x