Budismo: ciencia de la conciencia ..-

Esta disciplina tiene 30 años de haber llegado a México, comenta Marco Antonio Karam, fundador y presidente la Casa Tíbet México, institución que enseña las prácticas budistas.

En el País calcula que habrá cerca de 10 mil personas que practican formalmente el budismo, cuyo líder espiritual es el Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz 1989.

Karam radica en la Ciudad de México, pero está en Monterrey para dirigir el seminario “El renacimiento y la naturaleza de la espiritualidad de la conciencia”, en el Museo de Historia Mexicana, que inició el viernes y concluye hoy.

Uno de los objetivos es dar a conocer que el budismo es una ciencia de la conciencia y que no está peleado con las religiones.

“(El budismo) ha descubierto en buena medida cuáles son las estructuras que determinan el dolor, el sufrimiento, la ansiedad, la insatisfacción, los conflictos cotidianos por los cuales nosotros transitamos”, platica Karam, licenciado en Estudios Budistas y Psicología Budista y Occidental por la Naropa University.

“Y (nos dice) cómo es que nosotros podemos atacar esas causas y atacar tres diferentes tipos de objetivos: disminuir la intensidad de nuestras aflicciones, inhibir temporalmente su manifestación o inclusive erradicar de raíz las causas que las propician”.

La meditación es una de las prácticaBudismo ciencia de la conciencia 1s prioritarias del budismo, que permite familiarizar la mente con pensamientos constructivos y positivos que fortalecen el bienestar duradero.

La persona que medita puede alcanzar la atención sostenida prolongada y voluntaria, afirma Karam, que es indispensable para hacer de la conciencia un instrumento funcional y poderoso.

“Una mente que carece de atención sostenida es disfuncional, es débil. Atención sostenida se refiere a la habilidad de atender el objeto de interés sin excitación y sin laxitud”, explica.

“Como cuando lees y súbitamente descubres que no tienes recolección alguna del texto porque tu mente se ha distraído con todo tipo de imágenes, memorias, se ha proyectado el futuro o se ha visto coartada por el pasado”.

Quien practica el budismo se vuelve más responsable de su desempeño mental, tiene más acceso a un bienestar genuino, reduce comportamientos como el apego y la hostilidad, aumenta su sabiduría, asegura Karam.

“Y, por lo tanto, nuestro bienestar personal no puede divorciarse del bienestar colectivo”, dice.

Por: Imelda Robles

Fuente: Casa Tibet México.