RINCÓN del TIBET

Sin tiempo para… Cuento tibetano

Sin tiempo para…

 

Un hombre muy ocupado escuchó hablar de un sabio lama y se decidió a visitarle. Era un destacado comerciante , pero también tenía algunas inquietudes espirituales. Así que decidió ir a conocer al lama.

-Siento inclinaciones espirituales, a pesar de que paso mís días ocupado en mis negocios. He venido a veros, pues creo que escuchar algunos de vuestros sabios consejos me permitirá crecer espiritualmente.

-Lo primero que he de decirte es que sería conveniente que empezaras a interesarte de verdad un poco por la vida espiritual, pues ya no eres un jovenzuelo. No alcanza con que tengas algunas inclinaciones espirituales, sino que deberías comenzar a practicar -replicó el lama.

-Me encantaría hacerlo, y lo he intentado, ¡pero estoy tan ocupado! Mis obligaciones y ocupaciones consumen todo mi tiempo, y no me permiten dedicarme a las prácticas espirituales. Ojalá pudiera dejar de hacer todo ello y dedicarme a la meditación -se lamentó el hombre.

-Estoy seguro de que tú sabes muy bien lo que haces -dijo apaciblemente el maestro-. Sólo que cuando mueras (y la muerte llega sin aviso), tu lápida rezará: “Aquí yace un hombre que supo llenar su vida de inútiles actividades”.

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda