RINCÓN del TIBET

Unos te amarán por lo que eres, otros te odiarán por lo mismo

Unos te amarán por lo que eres, otros te odiarán por lo mismo

A todos nos encanta que nos hablen de nuestras virtudes, pocas veces apreciamos a las personas que tienen la valentía y la capacidad, de decirnos en nuestra cara y no a nuestras espaldas nuestros defectos, por lo general tememos enfrentarnos a lo que nos agobia, a nuestros peores hábitos y a nuestro lado negativo.

Confesamos nuestros pequeños defectos para persuadirnos de que no tenemos otros mayores. Francois

 

Pero como casi todo en la vida, reaccionamos siempre de manera contraria, solemos tener cierta empatía y establecemos vínculos, con las personas que reconocen constantemente nuestras virtudes, que alaban nuestra forma de ser y que confían ciegamente en nuestras decisiones, sin embargo, aquellas personas que logran sacar lo peor de nosotros y que además nos hacen verlo con claridad, por lo general son esas personas que verdaderamente nos aman y no necesitan mantener una relación equilibrada con nosotros, simplemente no temen herirnos porque el amor va por encima de todo.

Reconocer los defectos en los demás resulta sencillo, el reto está en poder enfrentarlos en nosotros mismos, ser capaces de aceptarlos con humildad y tener la valentía para transformarlos, esa valentía les sobra a quienes amamos, que terminan siendo nuestra consciencia directa, no te dirán únicamente lo que quieres escuchar, como hacen muchos, sino lo que debes saber por doloroso que sea…

Cuando se ama a una persona a pesar de sus defectos, se le ama quizás más que si no los tuviese. Anónimo

 

Por lo general las personas que en realidad nos aman, saben reconocer a simple vista nuestras virtudes y las saben valorar y apreciar, pero de igual manera el hecho de sentirnos amados por ellos, nos genera sufrimiento frente a cualquier conflicto, frente a cualquier situación contradictoria, discusión o sencillamente un simple problema y esa capacidad que tienen de herirnos, aflora de nosotros lo peor, desatamos una necesidad de defensa por no poder reconocer, que esa persona que nos ama nos esté causando daño y entonces, nos convertimos en quienes no somos realmente, pero si ocasionalmente.

Es sin duda un mal, estar lleno de defectos; pero es todavía un mal mayor estar lleno de ellos y no quererlo reconocer, porque es añadir todavía el de una ilusión voluntaria. Blaise Pascal

 

Que tengamos la oportunidad de ver lo peor de nosotros y poder expresarlo, manifestarlo y especialmente de poder reconocerlo en nosotros mismos, es la única manera de tener la oportunidad de transformarlo y cambiarlo, por nuestro propio bienestar y por el de los demás, es muy fácil siempre apreciar a quien te lanza flores, sin embargo, es quién tiene la valentía y la pureza de reconocer en ti lo peor y aún así amarte es a quien realmente debes saber apreciar.

 

También te invitamos a visitar:

Tengo una gran lista de defectos, mi amor, un pasado que me sigue agobiando.

No le vengas con cuentos a quien sabe historias

Las personas ofenden antes a los que aman que a los que temen…

La frontera del perdón

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda