Todo lo que tiene poder sobre ti, te enseña a tomar el poder de vuelta

Cuando distinguimos aquello que nos controla en la vida, muchas veces lo vemos como si se tratase de un enemigo, cuando la realidad es que cada experiencia que se nos presenta se materializa en nuestras vidas para dejarnos una lección.

En este caso puntual, lo primero es reconocer que no tenemos el poder sobre algo que normalmente solo debería estar bajo nuestro control. Muchas son las ocasiones en las cuales el control se lo cedemos a alguien más o a una circunstancia, bien sea porque no nos sentimos capaces, porque no queremos asumir una responsabilidad, porque nos parece más cómodo o por miedos de múltiples índoles.

Diez-razones-para-salir-de-tu-zona-de-confort

Lo que juega en este caso un papel preponderante es nuestra mente, que a partir de la información con la cual la hemos cargado, nos hace sentir que la mejor opción, aun generándonos incomodidad, es delegar el control, por lo que tenemos que aprender a cómo retomar las riendas y ello comienza haciéndonos conscientes de nuestro alcance. Para ello podemos repasar algunos puntos:

Las limitaciones solo están en nuestra mente: Solemos utilizar millones de excusas cuando algo nos intimida o tiene la potencialidad de sacarnos de nuestra zona de confort, permitiendo muchas veces que nuestros miedos tomen el control de nuestras vidas y decidan por nosotros.

personas-mentalmente-fuertes

Somos capaces de lo que creamos que podemos hacer: Debemos revisar siempre cuáles son los parámetros bajo los cuales nos definimos a nosotros mismos, si nos creemos capaces, lo seremos, si pensamos que no nos merecemos algo o que no tenemos los recursos necesarios para alcanzarlo, que nos quedamos cortos, pues los resultados que obtengamos estarán directamente asociados a estas creencias.

No necesitamos de nadie: Algunas veces el control de muchos aspectos de nuestra vida está altamente influenciado por otras personas a las que creemos necesitar, con las cuales hemos generado algún tipo de dependencia, perdiendo la posibilidad de tomar decisiones propias. La realidad es que no necesitamos de nadie, estamos plenos y tenemos todo lo necesario para asumir firmemente nuestra vida de forma individual.

ocultar

Una posición de víctima no resulta ventajosa: Consciente o inconscientemente podemos manipular a otros, haciéndolos sentir culpa o lástima, asumiendo que a través de esa conducta estamos manejando una situación, pero dejando de lado que nos estamos valiendo de recursos que de igual manera nos esclavizan y nos alejan de las mejores decisiones que podamos tomar.

La ansiedad y la depresión son producto de heridas no sanadas: Las personas que sufren de depresión o de ansiedad, tienen poco control sobre sus vidas, lo cual no las hace sentir bien, pero no logran entender que deben sanar sus heridas para liberarse, perdonar, dejar ir y aceptar son los mejores antídotos para este mal.

Sea cual sea la manera que hemos podido perder el control sobre nuestras vidas, ella solo nos está abriendo la posibilidad de conocernos, de entender la situación y de retomar el timón de nuestro barco. Ver de frente a los problemas, a las limitaciones, a quienes nos afectan y especialmente a nuestra mente y poder decirles: te he identificado y no te daré la oportunidad de controlar mi vida nunca más, pero gracias por la oportunidad de retomar el control de mi vida, es sin duda uno de las mayores muestras de entendimiento de la vida y de evolución consciente.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet