Tarde o temprano las relaciones cambian…

Cuántas veces hemos escuchado a las personas decir…»ya no es lo mismo que al principio»…»no es igual»…»las cosas han cambiado, no sé si para bien o para mal»…»por qué las cosas no pueden ser como al inicio?»…

Un matrimonio dichoso es un edificio que debe rehacerse cada día. André Maurois

 

Independientemente de cual sea la relación con nuestra pareja, bien sea un matrimonio, un noviazgo o sencillamente un compañero o compañera de vida, es inevitable que la relación cambie, es un proceso natural y de alguna manera es una evolución de las cosas, pues de no ser así quedaríamos inmersos en el bálsamo del enamoramiento, cuyo néctar difícilmente permite actuar con toda claridad.

madurez

La relación tarde o temprano se transforma, esto no quiere decir que sea bueno o que sea malo,  simplemente existen distintas etapas en la relación que se van superando, etapas que vamos atravesando y madurando casi imperceptiblemente.

Si realmente el noviazgo es el período más bello de todos, ¿por qué se casan las personas? Sören A. Kierkegaard

 

Sabemos que el inicio de toda relación es fugaz, es mágico, es sencillamente una emoción indescriptible, posteriormente pasamos a la etapa de la plena confianza, formamos expectativas, programamos y reforzamos los intereses comunes, en esta fase ya todo establece cierto equilibrio, cierta estabilidad, cierta tranquilidad y aprendemos a entender que esa persona además de ser el causante de esa sensación mágica inicial en nuestra vida, es también un compañero o compañera puede ser nuestro amigo, confidente y sobre todo nuestro apoyo, comenzamos a disfrutar de otros aspectos de la relación, sobrepasamos lo pasional y nos disponemos a ahondar en la esencia del ser que está a nuestro lado.

relaciones esencia

A la larga de este proceso vamos adquiriendo responsabilidades, nos hacemos padres, adquirimos bienes, formamos alianzas, en fin comenzamos a vivir una vida de adultos en pareja, esto resulta casi una exigencia en el ser humano, de allí la necesidad de compartir espacios, de unirse en contratos civiles y de fundir nuestras almas en los hijos.

La vida conyugal es una barca que lleva dos personas en medio de un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hundirá. León Tolstoi

 

relaciones fundirse

El caso es, que independientemente de cuál sea nuestro estilo de vida junto a nuestra pareja y que hagamos lo que hagamos por mantener viva esa fogosidad que un día  prevaleció en la relación, es necesario entender y aceptar que las etapas en las relaciones se transforman y por qué no? suelen convertirse en mejores situaciones, pues van acompañadas de la madurez que caracteriza a la convivencia.

Cuando vives a plenitud tu relación de pareja, sabrás experimentar y aprovechar cada etapa para hacerla maravillosa, desde lo apasionante del comienzo hasta la paz del hogar en tu compañero o compañera…siempre tendrás la última decisión.

 

También te invitamos a visitar:

Los 3 grandes problemas de las relaciones amorosas

LAS TRES ETAPAS DE LAS RELACIONES AMOROSAS

Las Relaciones Tóxicas de Pareja

Los cuatro jinetes del apocalipsis de las relaciones