RINCÓN del TIBET

Tal vez recuerde y extrañe a algunas personas… Pero no las quiero de vuelta

Tal vez recuerde y extrañe a algunas personas… Pero no las quiero de vuelta

A través de nuestra vida tenemos el placer y algunas veces el disgusto de conocer a todo tipo de personas, aquellas que se hacen imborrables en nuestra mente y nuestro corazón, que han dejado una hermosa huella en nosotros y que de alguna manera las querríamos siempre cerca.

Otras que han dejado marcas, no tan positivas, sino marcas dolorosas que poco a poco hemos aprendido a sanar… A estas personas por lo general las queremos siempre lo más lejos posible de nosotros y jamás extrañaremos.

Y como un tercer grupo se encuentran aquellas personas que han sido importantes, que han atravesado aventuras trascendentales junto a nosotros, que pueden haber dejado huellas en nuestros corazones de todo tipo… Algunas veces podemos pensarlas mucho, otras, inclusive llegar a extrañarlas, pero no queremos nuevamente a nuestro lado.

Esas personas tienen la particularidad de hacerse querer más a la distancia, de hacerse notar positivamente a través de la ausencia, más que en la presencia. Esos a quienes recordamos y muchas veces extrañamos, pero por muchos motivos preferimos seguir pensándolos a la distancia.

Es lógico pensar que a quienes se quieren y se extrañan, se les quiera tener cerca, se les quiera poder abrazar o sencillamente saber que están disponibles para ver y sentir de vez en cuando. Pero por muchas razones, algunas personas cuando se encuentran en presencia, no resultan compatibles con nosotros y resultan más bien alejándonos o haciéndonos sentir mal con ellas y con nosotros mismos.

Por eso a veces es mejor recordar… extrañar, antes de revivir contactos a los cuales tenemos gran predisposición y resulten poco beneficiosos para nosotros, para la relación o para la imagen que hemos decidido mantener en nuestra mente.

Por otra parte están quienes formaron parte de nuestras vidas y la única forma en la que pueden otra vez interactuar con nosotros es abriéndoles paso y espacios en nuestro presente… Acá se debe pensar muy bien porqué esa persona no está en nuestra vida actualmente y cuáles fueron los motivos que en su momento nos hicieron alejarnos. Nuestra mente puede idealizar e inclusive engañarnos en cuanto a lo que alguien fue y representó para nosotros, por lo que debemos ser lo más fieles posibles a la realidad.

Las personas que se quedaron en el pasado por lo general son aquellas que no encajaban en nuestro futuro… El tiempo nos va explicando para que veamos las cosas con mayor claridad, nos va diciendo, esto ocurrió por este motivo, de no hacer sido por aquello, esto otro no hubiese pasado.

No desconfiemos de las decisiones que tomamos en la vida, solo cuando nuestro corazón no esté contento con alguna decisión, hagamos una justa revisión, porque él siempre nos llevará a donde realmente debemos estar.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda