Un amigo fingido es peor que un enemigo declarado

Un amigo fingido es peor que un enemigo declarado

Un amigo fingido es peor que un enemigo declarado Los amigos que hacemos en la vida, los verdaderos, los genuinos, los reales, pueden llegar a contarse con los dedos de una mano y aún así sobran dedos, a lo largo de nuestra vida, con cada vivencia, vamos aprendiendo y...
x