Si actuamos desde la relajación, tomaremos decisiones más acertadas…

Efectivamente, mantener la cordura a lo largo del día, bajo el estrés de la rutina y la presión de las responsabilidades, no es cosa fácil, sin embargo, debemos ser conscientes, del hecho de tomar decisiones bajo la influencia de la negatividad y la tensión.

Las decisiones que tomamos en la vida, van desde las más simples hasta las más trascendentales, de manera que tomar decisiones acertadas, puede cambiar el curso de las cosas, y para ello, debemos tener la disposición de claridad mental cuando tenemos que decidir.

libertad

Si supieras que tan poderosos son tus pensamientos, no volverías a tener un pensamiento negativo. Anónimo

 

Para ello, no está de más conocer algunas técnicas rápidas de relajación, que nos permitan accionar desde la cordura, las técnicas de relajación nos permiten bajar el ritmo cardíaco, disminuir la presión arterial, aumentar el flujo de sangre en el cuerpo, aliviar la tensión y el dolor y mejorar la concentración, lo cual evidentemente contribuirá a tomar mejores decisiones en la vida.

Hoy día, encontramos muchas técnicas de relajación, diversos métodos que se ajustan a diversos gustos, sin embargo, la esencia siempre consiste en encontrar la tranquilidad y la serenidad.

Podemos iniciar, poniendo en práctica la relajación progresiva, para ello debemos acostarnos boca arriba sobre la cama y cerrar los ojos, comenzar a sentir nuestros pies y tratar de relajarlos desde los dedos hasta los tobillos, de igual manera, hacemos consciencia de nuestras rodillas y tratamos de relajarlas, sentimos las piernas y muslos, y dejamos que se hundan en la cama. Sentimos nuestro abdomen y pecho, respiramos profundo, sentimos brazos y manos, y vamos subiendo al cuello y la cabeza, cara mejillas y ojos, y dejamos que se relajen progresivamente. Pensamos en nuestro cuerpo entero, identificamos si algún lugar está tenso aún y permitimos que se relaje.

relajación

En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido. Séneca

 

En principio podemos tener muchas distracciones, pero a la larga lo vamos logrando.

La respiración profunda ayuda a una relajación rápida y en circunstancias en las cuales no podemos tomarnos el tiempo de ir avanzando progresivamente, para ello debes inhalar lentamente por la nariz, llenar de aire la parte inferior de tu pecho, luego la parte media y superior y luego los pulmones, hazlo con la mayor concentración, aguanta la respiración durante 1 o 2 segundos, relájate y deja salir el aire, espera unos segundos y repite el ciclo.

También podemos iniciar la relajación desde que nos levantamos, a través de la Kapalabhati o “Respiración de cráneo iluminado”, es el mejor momento para hacer esto es cuando te despiertas, ya que te ayuda despertar el cerebro en la cual se inhala aire muy lentamente y exhala de forma rápida y potente, ayudado por la parte baja del vientre, realiza 10 respiraciones a través de la nariz, cada 1 o 1 segundos.

Si te encuentras en la oficina, o en un lugar donde esté sentado, puedes tensar y relajar los pies, siente los dedos del pie, mueve de los 10 dedos de los pies hacia tu cuerpo y cuenta hasta 10 lentamente, relaja los dedos de los pies y repite el ciclo de tensar y relajar los dedos más de 10 veces.

mujer

Acción…. Lo que libera la depresión no es el análisis, sino la acción. José Antonio Marina

 

Y finalmente, la relajación auditiva nos ayuda a controlar esas emociones que surgen ante las tensiones diarias, puedes acostarte sobre tu espalda con los ojos cerrados, colocar tus manos detrás de tu cabeza, coloca los pulgares en los oídos para que se cierre el canal auditivo, escucha ese sonido durante 10-15 minutos, relájate y trata de dormir.

La relajación nos ayuda a controlar las emociones, mantener la serenidad y tomar decisiones precisas y acertadas, realiza esta práctica algunas veces y como mejor se ajuste a tus necesidades y podrás disfrutar de los resultados.

También te invitamos a visitar:

Meditación para principiantes: 20 consejos para ayudar a calmar la mente.

10 COSAS QUE PUEDES HACER CUANDO ESTÉS TRISTE

Los 4 estados Zen de la mente

La peor tormenta es la que creamos en nuestra mente