RINCÓN del TIBET

Cuando más los necesitamos hay personas que no estuvieron

los necesitamos

Para aquellos que no estuvieron cuando más los necesitamos…

Muchas veces enfrentamos situaciones que nos resultan injustas, nos causan pena, dolor y sufrimiento y en estos momentos siempre hay alguien que de alguna manera nos habría ayudado a sobrellevar de mejor manera esta situación, sin embargo, no siempre podemos contar con esa persona, por intención o no, no siempre podemos tener a la mano esa ayuda que requerimos y terminamos culpando y resentidos contra esos seres que por alguna razón, no estuvieron a nuestro lado cuando más los necesitamos.

La ausencia de quien amamos es peor que la muerte y frustra la esperanza de forma más severa que la desesperación. William Cowper

 

Ocurre que no en todos los casos, las personas se alejan intencionalmente, quizás debamos ser un poco más flexibles con respecto a la vida de los demás en relación a la nuestra, solemos pensar que todos están a nuestro alrededor cuando los necesitamos y deben responsabilizarse por nuestra persona o por la relación que llevan con nosotros, nos dejamos de dar cuenta que ellos también son seres humanos y que de alguna manera tratan de llevar sus propias vidas.

Muchas veces juzgamos estas ausencias, por ejemplo el rol de los padres, lo que sucede cuando no están desempeñando este papel, pero hasta cumpliendo la función de padres, podemos dejar de estar muchas veces, y no es intencional, simplemente no se puede predecir lo que sucederá y por más que intentemos apoyar a todas aquellas personas que amamos, de seguro jamás será suficiente, siempre quedará pendiente algún reproche o alguna molestia que se transformará en resentimiento.

La ausencia da forma al amor, la presencia lo fortalece. Thomas Fuller

Existen espacios de la vida, en los cuales simplemente debemos estar, los padres en la infancia de un niño, las parejas en los momentos difíciles, la familia en el camino de la vida…los amigos para aliviar las penas o enaltecer los éxitos, el caso es que no siempre es así y esto debemos aceptarlo y comprenderlo, no arrastrarlo hasta que su peso nos amargue la vida.

No podemos culpar permanentemente a quien no está con nosotros cuando le necesitamos, puede tener una o muchas razones válidas, quizás no para nosotros, pero no debemos juzgar, no debemos resentirnos, por el contrario, aunque pensemos que hay cosas injustificables, cada cabeza es un mundo, y tiene derecho a serlo y a vivirlo, más allá de nuestro criterio.

Trata entonces, de saber aprovechar a quienes están cuando lo necesitamos y saber sobrellevar las cosas si en soledad toca, no debemos sumar a nuestra pena, la falta que puede hacernos alguien en determinado momento, y si es el caso, siempre es bueno traerlo a nuestra memoria para alentar nuestros ánimos y desear con amor su presencia, pero hacerlo para juzgar el que no esté, únicamente sumará decepción y nostalgia a ese momento que afrontamos.

Lo doloroso no es la ausencia de lo que siempre hemos querido, sino la presencia de lo que no pudimos tener. Anónimo

Puede que haya faltado alguien especial cuando lo necesitamos, pero debemos dejarlo ir, ese sentimiento de falta no hace bien, no es sano alimentar una contradicción, cuando la pregunta sería ¿debió estar allí?…y si el caso tiene que ver directamente con tu ausencia para alguien más, cabe reflexionar sobre el sentimiento que nos embargó tras esta falta, el caso es que siempre hay nuevas oportunidades, recibirlas con amor y disposición, definitivamente aliviará nuestras penas.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda