RINCÓN del TIBET

Olvidar lo que uno siente y recordar lo que uno vale

Olvidar lo que uno siente y recordar lo que uno vale

De qué nos sirve amar a alguien que no considera necesario ser reciproco con nuestros sentimientos, con nuestras acciones, con nuestro dar? Cuando nos enamoramos lo hacemos con la esperanza de dar y recibir de forma directamente proporcional, en el caso de que esto no ocurra lo que estaremos haciendo se convertirá en la forma más fácil de martirizarnos la vida.

No hemos venido al mundo para generarnos sufrimiento, para desperdiciar nuestro tiempo y mucho menos para sacrificar nuestra felicidad. Y esto es justamente lo que hacemos cuando nos involucramos en relaciones que no satisfacen nuestras necesidades.

Es válido recordar que ninguno de nosotros necesita a alguien para ser feliz y que todo lo que podemos buscar fuera se encuentra en cada uno de nosotros, pero así como no necesitamos a nadie que nos ayude a alcanzar nuestra felicidad, tampoco necesitamos a alguien que nos aleje de ella.

Es común observar parejas o relaciones donde no hay un nexo determinado, en donde el amor solo se siente de manera unidireccional y en estos casos el amor por el otro es mucho mayor que el amor propio.

Aprende a no conformarte con menos de lo que mereces

Lo primero que debemos hacer es reconocer nuestro valor y lo que merecemos, si nuestras creencias apuntan a que no somos merecedores de amor, a que no valemos lo suficiente como para establecer una relación donde nos sintamos queridos, cuidados, amados y respetados, sencillamente estamos en la obligación de revisar nuestros patrones mentales que nos han puesto a jugar en el amor en una situación de desventaja.

Todos y cada uno de nosotros merece un amor con el que pueda sentirse pleno, a quien pueda entregar su confianza y represente esa aleación que da como resultado una relación sólida, que satisfaga a ambas personas.

Cada uno de nosotros está consciente de lo que recibe en una relación y si esto no es positivo, si no nos llena el espíritu, no tenemos que quedarnos encadenados aguantando una situación que no es de nuestro agrado.

Mientras perdemos el tiempo, nos desquebrajamos por dentro, socavamos nuestra autoestima sumergiéndonos en una relación en donde nos sentimos desvalorados, estamos perdiendo la oportunidad de abrir espacio para alguien que sí esté en condiciones de ofrecernos lo que deseamos, de darnos el valor que merecemos.

Pero ese valor solo lo podemos tasar nosotros mismos, cada uno de nosotros es responsable de fijar sus estándares y a partir de allí comienza la subasta. Si arrancamos dándonos menos valor del que merecemos, no será muy difícil que el mejor postor pueda alcanzarnos con una puja muy baja. Así que comencemos por establecer los límites mínimos de lo que queremos en nuestra vida y consideremos solo a quienes estén dispuestos a superarlos.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda