Nunca Digas: “No me va a pasar”.

La vida tiene una manera divertida de

demostrar que nos equivocamos.

No me va a pasar