RINCÓN del TIBET

¿Por qué nos identificamos con el dolor?

¿Por qué nos identificamos con el dolor?

Si la mente se apodera del dolor, lo convierte en sufrimiento. Si el alma se apodera del dolor, lo convierte en comprensión.

Tomar Consciencia

 

¿Quién no se ha topado con el dolor en su camino? ¿Cuántas veces hemos convertido el dolor en sufrimiento en lugar de liberación?

En nuestro andar por la vida es común que en muchas ocasiones sintamos dolor; el objetivo está en aprender a encarar este sentimiento y lograr comprenderlo, evitando así el tortuoso ciclo vicioso del sufrimiento.

El mandato razonable es evitar el dolor y en consecuencia suprimir el sufrimiento. Pero, qué pasa si en lugar de sufrir por dolor, encaramos ese dolor y lo arrojamos de nosotros?

El dolor en sí no causa sufrimiento, sino la identificación con él; por lo general vivimos en un constante revivir del pasado una y otra vez, de manera inconsciente nos dejamos manipular por un diálogo interno que en la mayoría de los casos nos imposibilita como ser, esto no permite que exista una liberación, al contrario, se convierte en un constante sufrimiento cada vez que algún recuerdo del pasado reactiva nuestro dolor.

La reflexión está en cambiar de manera urgente e inmediata esta acostumbrada práctica; en lugar de rememorar constantemente aquello que nos reactiva el dolor y hacerlo sufrimiento periódico, mejor enfrentar cuanto antes ese dolor, ¿cómo hacerlo?, reconociendo y aceptando lo que sentimos en el presente; en lugar de evocar recuerdos y pensamientos que nos generan dolor, observa en el presente la situación que está reactivando en ti ese dolor. Observa el pensamiento, atento, sin juzgar, en silencio, sólo sintiendo el presente… ¡experiméntalo!, hazlo tantas veces como sea necesario y emergerán los resultados.

No es posible ver el mundo sin consciencia, vemos el mundo desde la mente, de allí la ira, el resentimiento, el odio, la autocompasión, los celos, hasta el placer que se convierte en algún tipo de dolor.

Cuando el dolor se siente descubierto por la consciencia, ya no puede usarte más, ni alimentarse de ti porque se ha topado con tu fuerza interior, intentará luchar por mantenerte identificado con él, buscará cualquier señal de infelicidad en ti, una depresión, una irritación, impaciencia, un estado de ánimo decaído o cualquier experiencia que refleje su propia energía.

Si logras mantenerte firme, en observación, éste no tendrá otra salida que diluirse, pues ya no podrá apoderarse de ti haciéndote víctima o agresor.

 

“No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada.” Nietzsche

 

Si miras hondo, te darás cuenta que la forma general de comportamiento humano, está diseñada para perpetuar el dolor, este patrón debe disolverse con la consciencia de la observación, con la luz que desintegre cualquier pensamiento que te alinea con el dolor.

Anímate y experiméntalo!

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda