No te conformes con ser la segunda opción de alguien

Debemos comenzar aclarando un punto que para algunos está muy claro, pero que a otros les cuesta un poco aceptar: Nadie más que nosotros mismos tiene responsabilidad sobre lo que nos ocurre. Inclusive cosas sobre las cuales no sentimos que tengamos control, se manifiestan en nuestras vidas obedeciendo a lo que atraemos de manera inconsciente a nuestras vidas.

Cuando hablamos de amores, siempre encontraremos que nos vinculamos a personas que nos quieren de manera similar a  lo que nosotros mismos nos queremos. Cuando nos creemos merecedores de poco, obtenemos poco, cuando no nos sentimos suficiente como para tener un amor sano, correspondido, en donde la reciprocidad, el respeto y el amor se hagan presentes en nuestras vidas, sencillamente atraeremos lo que sí tenga relación con aquello con lo cual nos sentimos identificados.

Atrapa sueño 2

Esto es un asunto general, no le pasa a unos cuantos, tendemos a darnos menos valor del que merecemos. Podemos actuar super seguros de nosotros mismos, tener altos conceptos e identificarnos con parámetros que hablen de una autoestima saludable, de un amor propio bien plantado y pautas de merecimiento favorables e inclusive hasta medio escondidos de nosotros mismos podemos jugar en nuestra contra.

Adondequiera que vayas y con quienquiera que te encuentres, allí hallarás a tu propio amor esperándote.  -Louise Hay

 

Jugamos en el equipo contrario cuando no nos aceptamos, cuando nos criticamos, cuando nos desmeritamos, cuando damos a todo prioridad antes que nosotros, cuando sentimos que no somos capaces, cuando dejamos que nuestros miedos decidan por nosotros, cuando no nos perdonamos, cuando podemos ver cualidades en otros pero no en nosotros, cuando apostamos por cualquiera, menos por nosotros, cuando creemos que ser el plan B de alguien es nuestra mejor opción…

sad-girl-alone-cute-lovely-adorable

No venimos a este mundo, donde hay millones de personas a ser la segunda opción de alguien, venimos a amar plenamente y a que nos amen de la misma manera, tenemos todo lo que necesitamos para que alguien nos ame tal y como somos y nos escoja una y otra vez, sin importar cuantas opciones tenga, que nosotros siempre seamos su primera o mejor aún, su única opción.

Revisemos qué creemos merecer y también qué estamos dando en nuestras relaciones, porque muchas veces lo que estamos obteniendo refleja justo lo que hemos venido dando. Cuando nos amamos plenamente y nos aceptamos, cuando podemos amar y dar lo mejor en cada una de nuestras acciones, cuando estamos dispuestos a ser parte de la vida de alguien más y darle espacio prioritario a esa persona en nuestras vidas, estemos preparados para ocupar ese lugar especial que sin duda nos merecemos y no tiene nada que ver con segundas o terceras opciones.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet