RINCÓN del TIBET

No te adaptes a lo que no te hace feliz

adapte

No te adaptes a lo que no te hace feliz

Ciertamente la flexibilidad es una de  mejores cualidades que podemos tener en un mundo cambiante y en el cual nos enfrentamos día a día a experiencias y situaciones que no resultan de nuestro agrado. Que nos adaptemos, es el reflejo de no ser rígidos y ante ello, fluir mejor con vivencias que atravesamos.

Sin embargo, cuando nos volvemos bien sea conformistas o lamentablemente nos adaptemos a aquello que no nos permite ser felices, estamos llevando al extremo negativo esa cualidad que normalmente nos debe satisfacer.

Nuestra felicidad no es algo que deba depender de agentes externos, ni de situaciones o personas distintas a nosotros mismos, es una armonía interior. A pesar de ello, los que somos un tanto influenciables por el entorno, algunas veces requerimos unas características mínimas para establecer esa conexión interior que nos permita sentir la felicidad.

Cuando atravesamos situaciones que perturban nuestra armonía, que nos hacen vibrar en otras frecuencias, debemos tener especial cuidado de no confundir aceptación con conformismo, siempre hay maneras de sentirse mejor, de procurar los cambios que nos lleven a estar posiciones en donde nos sintamos un poco más a gusto, aunque el resto de las condiciones se mantengan.

No resulta saludable que teniendo mecanismos de cambios, nos adaptemos a algo que nos aleja de nuestro centro, que nos lleva incluso a ubicarnos en una zona de confort, que en lo absoluto se asocia con algo confortable. Debemos ser nuestros principales guardianes, si nosotros no establecemos límites, no evitamos situaciones de conflicto, sino que nos adaptamos a los que no nos hace feliz, será muy raro que alguien venga rescatarnos de nuestros desaciertos.

El tránsito por esta vida es corto para todas las cosas que podemos hacer, que podemos aprender, que podemos admirar y es una de las peores ideas conformarse con algo poco enriquecedor, que nos robe energía, que nos aleje de nosotros y que sintamos que de una manera u otra está resultando en un obstáculo o una limitación para nosotros.

Carpe Diem (aprovecha el día presente). Palabras que nos recuerdan que la vida es corta y debemos apresurarnos a gozar de ella. ― Horacio

 

No debemos darle a nada externo la fuerza de controlar nuestra vida y el hecho de adaptarnos a lo que no nos gusta es una demostración de perder nuestra autonomía. Todo cambia, algunas cosas lo hacen de manera más espontánea que otras, en muchos casos debemos intervenir activamente para procurar los cambios y responsabilizarnos por nuestra felicidad.

Nunca te adaptes a lo que te hace sufrir…

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda