RINCÓN del TIBET

Que el miedo a lo que pueda pasar, no genere que nada pase

miedo a

No permitas que el miedo a lo que pueda pasar, genere que nada pase

¿Cuál sentido tendría la vida si actuáramos sobre seguro en todo lo que hiciéramos? ¿Si tuviésemos en lugar de un pronóstico, el firme resultado antes de ejecutarlo? En lo particular perdería un tanto de diversión, el saber que no arriesgamos nada, que apostamos siempre a sabiendas de lo que ocurrirá.

Evidentemente cada reto que asumimos es un riesgo, cada oportunidad, cada intento de relación que tenemos en nuestra vida lleva consigo la posibilidad de que las cosas no salgan como esperamos y esto, en condiciones normales, nos puede causar temor.

Sin embargo, no se trata de no sentir miedo a algo, se trata de actuar a pesar de él, de entender que lo mejor que nos puede ocurrir no se encuentra en el círculo de seguridad en donde podemos movernos con total tranquilidad, se encuentra allí, donde no nada es seguro, donde debemos quizás dejar algo, soltar algo que nos resulta importante con la finalidad de liberar nuestras manos para sujetarnos a algo nuevo y esto puede darnos miedo.

Podemos sentir miedo a que las cosas no resulten como esperábamos, a perder lo que ha representado nuestro esfuerzo hasta el momento, al qué dirán, a quedarnos solos, a tener que caminar acompañados, en fin, los miedos son de múltiples presentaciones, pero con un solo origen, miedo a lo que pueda pasar…

Si dejamos que ese miedo tome acciones por nosotros, nos daremos cuenta más tarde que temprano, que hemos perdido el tiempo, que no aprovechamos las oportunidades que pudimos tomar y que nos quedamos en la zona donde nada pasa, sino que vemos como espectadores la vida pasar.

Aprendamos a desligarnos de los miedos, a ser prudentes, sin ser cobardes, a ser analíticos sin esperar condiciones perfectas, a ser flexibles y a adaptarnos a las exigencias de las experiencias que transitamos en la vida. El miedo es un mecanismo de protección natural, pero raras veces se activa con un tigre en frente, sino con un tigre en nuestra mente que nos impide salir de un perímetro determinado.

Seamos valientes que quienes más disfrutan de la vida, dejan su miedo a un lado y le dicen: simplemente mira cómo lo hago. Aprovechemos el tiempo y asegurémonos de que la causa por la cual descartamos una oportunidad, desechamos una idea o nos alejamos de alguien, sea cualquier otra distinta al miedo.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda