RINCÓN del TIBET

No existe pena que la música no pueda aliviar …

la música

No existe pena que la música no pueda aliviar…

La música es como un bálsamo para el alma, puede aliviar cualquier pena de nuestra vida, no importa la gravedad de lo que estemos afrontando, la armonía de una música puede lograr sacarnos de nuestros peores temores y de las tristezas más arraigadas, bien sea por recuerdos, por anhelos, por alegría o por nostalgia, podemos vivir a través de ella y por ella.

La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.
Platón

 

Todos alguna vez hemos afrontado alguna situación en la cual hayamos utilizado una música para desahogarnos, para acallar las tristezas, para recordar lo que realmente vale la pena, para dejar atrás y seguir adelante, para olvidar o para recordar, no importa el uso que hacemos de ella, la sensibilidad llega a nuestra alma a través de una música, incluso aquella música celestial que encontramos en el silencio que yace en el espacio, en los lugares más serenos y apartados…la música de la naturaleza, el mejor concierto.

Resulta prácticamente imposible no sentirse atraído por la armonía de la música, independientemente de los gustos y las variedades, cada quien se identifica con cada nota, con cada sonido, con cada tono, cada quien encuentra esa afinidad que vibra en su alma a través de la música, logrando aliviar nuestras penas, aligerar nuestros temores y retomar la fortaleza para subir siempre un escalón más.

El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla.
Robert Browning

 

Una música puede ser un canal, un puente, un camino, a través de ella nos regocijamos, nos deprimimos, nos trasladamos a cualquier lugar con tan solo un pensamiento, esa armonía que puede resultar casi imperceptible, pues poco nos damos cuenta del efecto que tiene en nosotros el sonido musical, puede transformar cualquier espacio, cualquier momento y cualquier situación, la música siempre resulta ser una gran compañera.

Las penas simplemente llegan, no se anuncian por lo general, incluso suelen ser imprevistas y sorpresivas, la música también lo es, no lo controlamos de manera alguna, la reacción de nuestros sentidos, el ánimo, las sensaciones y las percepciones que llegan con la música simplemente fluyen, el sonido musical del viento, del mar, el canto de los pájaros, la brava corriente de un río, las copas de los árboles, los cristales que resoplan a lo lejos…cualquier motivo, cualquier sonido, cualquier melodía, solo hay que dejarse sentirla.

En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad. Arthur Schopenhauer

 

No menosprecies la música, en ninguna de sus versiones o presentaciones, ella representa armonía en si misma, ritmo, expresión, sentimiento, emoción e intensidad, toca el alma, la reanima, es como una corriente eléctrica instantánea que alivia las penas y refuerza la vida, de allí la sensibilidad de los músicos, del arte que conlleva, de la sutileza, de la pasión y de la emoción que genera.

Permítete vibrar con la música, comparte tus penas con ella, observarás como los sonidos más simples pueden aliviar tu pesar y refrescar tu alma, actuar como bálsamo para suavizar tu vida, siéntela, vive su armonía y disfrútala como suele llegar, simplemente escucha…

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda