Los mejores regalos de navidad para tus hijos

En esta época para muchos especial, es común observar a los padres afanados por complacer en la mediad de sus posibilidades las peticiones de los más pequeños de la casa. Sin embargo, en medio de la euforia solemos perder de vista que los mejores regalos no los ubicaremos debajo del árbol de navidad, y ni siquiera los tenemos que dar en una fecha en particular.

Acá te dejamos una lista de regalos que recomendamos tener siempre a disposición para dar y que representan lo que realmente contribuirá en la formación de tus hijos positivamente:

El primero y más importante, el amor: no basta con sentir amor hacia los hijos, debemos poder demostrarlo de manera efectiva y con esto queremos decir, que es necesario que tu hijo esté plenamente convencido de que es amado por ti, no que lo intuya, no que lo crea, sino que no tenga la menor duda al respecto. Un niño amado será un niño seguro de sí mismo, lo cual contribuirá en la toma de decisiones acertadas en su vida.

tia-mujer con niña

Confianza en ellos: El hacerle saber a tu hijo que confías en él, en su potencial, en su capacidad, en su criterio, le permitirá experimentar con mayor libertad, con mayor confianza en sí mismo y su proceso de aprendizaje de seguro será agradable para él.

Tiempo de calidad: El tiempo de calidad es una de las mejores demostraciones de amor, todos tenemos muchas responsabilidades, pero es prioritario destinar tiempo a nuestros hijos. Los hijos desatendidos son muy comunes hoy en día, crecen en medio de muchas actividades extracurriculares, tareas dirigidas, deportes, pero poca conexión con sus padres. El tiempo pasa muy rápido y cuando nos damos cuenta, ya los niños no son tales, ya son adolescentes y luego en nada, hombres y mujeres.

Aplaudir sus esfuerzos: Los niños se alimentan mucho del reconocimiento, en especial de sus principales afectos, se sienten súper poderosos cuando ven a sus padres orgullosos, cuando se sienten apoyados, cuando sienten que sus esfuerzos son tomados en consideración. Aunque consideres una acción pequeña, piensa en lo que representa para el niño proporcionalmente.

Respetar a su otro progenitor: Puede que en la pareja existan problemas, inclusive que la figura de pareja como tal no exista. Es responsabilidad de cada uno mantener intactos los pilares fundamentales del niño, que son sus padres. No hablar mal de la otra persona en presencia del niño, no predisponerlo, no manipularlo, no utilizarlo de trofeo, ni hacerlo fuente de cualquier chantaje. Ya el niño crecerá y tendrá un criterio propio, pero que de tu parte solo provenga aquello que lo alimenta y lo hace una mejor persona.

Jugar, cantar, brincar, esconderse…: Cualquier juego, un buen cuento, momentos de diversión son los que demandan los pequeños de la casa. El reservar un espacio en nuestras vidas para ello, no solo será una excelente forma de compartir, sino que se es una de las mejores herramientas para reconocerlos cada día, para educarlos y para enseñarles… Y por si fuera poco una de las más gratificantes maneras de nutrirnos a nosotros mismos.

Niño rodando a mama

Siéntete libre de ofrecer estos maravillosos regalos a tus hijos cada vez que puedas, tienes una fuente inagotable para brindárselos y como todo, aunque no lo hagas con esa intención, mientras más ofrezcas, más recibirás.

Que tus hijos y tú pasen una feliz navidad y en especial una excelente vida.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet