Lo que tu corazón te grita, no dejes pasarlo por miedo

La vida está llena de oportunidades y junto a ellas las decisiones asociadas que podemos tomar, cada día infinidad de posibilidades se presentan ante nuestros ojos, algunas de mayor o menor trascendencia, pero opciones al fin.

Sin embargo, hay entre ellas entre esas opciones, algunas entre las cuales nuestro corazón grita, manda señales, nos empuja a tomarlas… Y sabemos que tenemos que arriesgarnos por eso, sabemos que ir por ello, pero no nos lo permitimos por miedo, nos quedamos petrificados o disfrutando de un aparente confort, de donde con mucha seguridad lo que queremos es salir corriendo.

Escalera-en-espiral (1)

La vida no tiene nada seguro, todo representa un riesgo, movimientos que nos colocarán en posiciones de juego diferentes, que representarán una ventaja o una desventaja, pero definitivamente el no saber si ganaremos o perderemos es lo que hace el juego interesante.

Si nos decimos quedar en la misma casilla, o solo mover las piezas de poca acción, quizás la partida se hará más larga, quizás más aburrida, quizás hasta de repetir un movimiento cierta cantidad de veces logremos quedar tabla. Pero nunca con esta actitud nos será posible conseguir una victoria.

el-duro-camino-del-desamor

Evidentemente al tomar acciones, podemos perder, pero eso es parte del juego, ya sabremos para las siguientes oportunidades qué movimientos debemos evitar. No debemos por una derrota desistir a conquistar nuestros sueños, lo que realmente nos colocará donde queremos estar. Debemos entender que jugaremos muchas partidas y solo la experiencia, el ímpetu y el manejo del miedo nos hará sentirnos cada vez más seguros, cada vez más capaces.

Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón. ― Steve Jobs

 

Cuando es el corazón y no el ego quien interviene para impulsar nuestros movimientos, nuestras decisiones, podemos dar la partida por ganada, porque él siempre nos guiará exactamente por el camino que más nos conviene. Nunca intentemos callar su voz, no dejemos de ver sus mensajes, estemos atentos y en profunda conexión para lograr oírlo, para dejar que nos guíe.

Mujer-con-un-corazón-en-las-manos (1)

Nuestros miedos son una manifestación de nuestro ego, que siempre se ve amenazado, que se identifica con todo lo que algunas veces creemos que nos define, nuestro nombre, nuestro rol, nuestra profesión, cosas que forman parte de lo que somos, pero nada tienen que ver con nuestra esencia, no son más que interpretaciones que probablemente hemos escogido o recibido para facilitar nuestra evolución.

Pero es esa vocecita que procura el bien absoluto, que sabe lo que conviene a todos, la que debemos escuchar… No la que lleva el mensaje de no arriesgar nada, de perjudicar a otro, o mantenernos soldados a nuestros apegos, no, este sería el ego, a él hay que dominarlo, mandarlo a callar de vez en cuando para poder distinguir la voz del corazón.

 

Te invitamos a visitar:

Sean amores, esperanzas, miedos, no los sostengas si se quieren caer

Medicina para los Miedos

Si alimentamos a los niños de amor, los miedos morirán de hambre

Tus miedos se vuelven contra ti… físicamente