Lo que más nos genera dolor, es lo que nos urge enfrentar…

A todos en la vida nos ha tocado un momento oscuro, situaciones que preferimos olvidar, dejar de un lado, personas que preferimos no volver a ver, momentos que quisiéramos borrar y decisiones que ojala nunca hubiéramos tomado, lastimosamente todos alguna vez somos presa de la fatalidad y de la tristeza profunda que deja una herida indeseada.

El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo. Nelson Mandela

 

sufrimiento

Los accidentes pasan, las cosas ocurren, no solo a nosotros mismos, sino también a los seres que amamos, no podemos proteger a todos, siempre el caos o la desgracia toca a nuestra puerta y aunque quisiéramos dejarla cerrada para siempre, no desearla no significa que no se presente.

Para este tipo de situaciones, pocos consejos se pueden dar, pocas palabras suelen aliviar ciertas vivencias, únicamente quien las experimente va sanando poco a poco esa marca y permite que solo quede la herida y el mal sabor, aquellos quienes no logran deshacerse de algunas situaciones que desean olvidar, arrastran un terrible dolor, culpa, arrepentimiento y vergüenza, es que no es precisamente la negación el mejor camino para borrar lo imborrable.

superar miedos

El que ha superado sus miedos será verdaderamente libre. Aristóteles.

 

Aquellas cosas que más nos lastiman, bien sea en presente o en recuerdo, son esas que debemos afrontar rápidamente, pensar en lo que nos hace daño nunca es buena opción, pero pretender que no sucedió tampoco es un camino luminoso, porque a la larga, tarde o temprano aflorará.

La clave radica en poder repasar, sufrir, aceptar, transformar y trascender lo que nos sucedió o le sucedió a algún ser amado, entender que nos pasó, que lo vivimos y que fuimos capaces de levantarnos, que muchas personas sufren y padecen situaciones terribles en sus vidas, pero que nunca se es tan infeliz o tan feliz como se cree.

Evadir las penas puede ayudarte en un momento determinado, pero evadirlas no significará que el dolor se irá, seguirá punzante recordándote que tienes algo pendiente y aunque la distracción se ocupe de algunas cosas, cualquier detalle activará ese recuerdo latente, la mejor manera de desvanecer este pensamiento es enfrentando ese dolor, entendiendo que no hay mayor pena que pueda destruirnos pues en esencia somos inquebrantables y los males suelen ocurrir a nuestro cuerpo, grabarse en nuestra alma, pero nuestro ser de luz permanecerá intacto.

entereza

Ganas fuerza, coraje y confianza en cada experiencia en la que te paras a mirar al miedo a la cara. Eres capaz de decirte a ti mismo, “he vivido este horror. Puedo controlar lo siguiente que venga”. Debes hacer lo que crees que no puedes hacer. Eleanor Roosevelt.

 

No temas reconocer tus vivencias, las planificadas, las deseadas, las imprevistas y las que has llegado a aborrecer, todo es parte de tu vida, de tu camino y de tu experiencia, te ha convertido en quien eres hoy día y de seguro te convirtió en una persona con mayor fortaleza, entereza y capaz de comprender cualquier situación sin juzgar.

Cada vivencia te pertenece, no temas mirar a la cara al dolor, no puede hacerte mayor daño, eres valiente y capaz de afrontar lo inimaginable, ponte a prueba.

También te invitamos a visitar:

“La apatía es la solución, es decir, resulta más fácil abandonarse a las drogas que enfrentarse a la vida …..

Tómate el debido tiempo para sanar…

Puedes ganar muchas batallas, más la victoria es sobre ti mismo…

Optimismo inteligente: Ser feliz de una manera incomprensible