Las personas ofenden antes a los que aman que a los que temen…

Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar. Mahatma Gandhi

 

Resulta curioso que la mayoría de los seres humanos tengamos la tendencia de herir a quienes amamos, todo comienza principalmente con nuestros padres y hermanos, con los familiares más cercanos, especialmente a nuestros padres, a quienes de seguro amamos profundamente, aunque no afinemos con ellos en algunos casos, sin embargo, por lo general son las primeras personas a las que lastimamos, esas que estuvieron a nuestro lado, que nos orientaron, que nos guiaron para bien o para mal, con sus virtudes y con sus defectos, pero siempre en algún momento somos hirientes con ellos.

herir

Ofensa hace a los buenos el que a los malos perdona. Séneca

 

Lo mismo ocurre con nuestros hermanos en el caso de tenerlos, con nuestros primos, familiares allegados y en su defecto, para las personas más solitarias, con los amigos más cercanos y luego con nuestra pareja, luego nuestros propios hijos, lastimosamente la costumbre del ser humano de herir a quien ama, es un factor común en cada persona, incluso ofende con mayor rapidez a quien ama, que a aquella persona que supone su enemiga o que sencillamente le teme.

sufrimiento

No podemos decir si esto tiene que ver con una razón de poder, de confianza o de vulnerabilidad, por qué tenemos que lastimar a quienes amamos? por qué lo hacemos antes de lastimar a quienes tenemos?.. será precisamente, porque sabemos que esas personas a quienes amamos, no nos van a herir directamente o no van a tener una respuesta violenta ante nuestras ofensas?…o quizás porque tenemos la seguridad de que nos perdonarán

Cuando alguien me ha ofendido trato de elevar mi alma muy alto para que la ofensa no la alcance. Rene Descartes

 

El comportamiento del ser humano siempre ha sido un enigma, de alguna manera muchas incógnitas y muchas dudas aparecen en nuestras vidas y en nuestras mentes, en relación a la conducta de los demás y al conocimiento de nosotros mismos, este es otro factor que nos mantiene alejados de nuestra realidad, el no aprender a conocernos a nosotros mismos y de alguna manera, nos hace crearnos una coraza que repele el sufrimiento y que evita que los demás puedan herirnos.

luz

Se tratará de un asunto de amor? se tratará de un asunto de temor? esto no lo podríamos saber, pero cabe bien reflexionar, que en lugar de ofender a quienes amamos, es mejor pensar que son piezas sutiles y delicadas que debemos tratar de manera especial, debemos cuidarnos de ofender y lastimar a esas personas que constantemente nos hace sentir felices y nos entregan su vida, por su parte a aquellas personas a quienes tememos, de quienes por lo general nos cuidamos de ofender por temor a represalias, sencillamente debemos anular esos pensamientos negativos de nuestra mente, las ofensas no son buenas en ningún sentido, pues al ofender a los demás, terminas ofendiéndote a ti mismo.

 

También te invitamos a visitar:

Es bueno dejar marchar sin tener la necesidad de herir

Por qué duele tanto la infidelidad?

Control de la Ira

La frontera del perdón