La vida es muy corta: Sueña, ama, ríe… y deja atrás el sufrimiento

Con todos los problemas y las adversidades que enfrenta la humanidad hoy día, puede resultarnos prácticamente imposible vivir una vida plena, amar, soñar, reír en lugar de dejarnos llevar constantemente por el sufrimiento, se convierte en una tarea cuesta arriba, especialmente para las personas que suelen ser extremadamente susceptibles ante lo que ocurre en todo el mundo.

reir

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla. Gabriel Gracia Marquez

 

Sin embargo, no existe la pretensión de mantenerte insensible e indolente ante todo lo que ocurre, sencillamente hagamos el ejercicio a través de este artículo, de despejar unos segundos nuestra mente y de alejar de ella todo pensamiento que nos cause dolor y sufrimiento, todo problema para lo cual pensamos no existe solución alguna y toda desgracia que creemos invade en un momento determinado nuestra vida, sencillamente detengamos nuestro pensamiento en este instante…

amar

Siempre van a existir causas y motivos que generan dolor, que generan tristeza y que nos coloca en una en una situación de adversidad, sin embargo, una vez que despejemos nuestra mente de estos pensamientos, traigamos a nuestra vida todo aquello que nos da felicidad y que nos da placer, todos nuestros sueños, todo lo que nos produce amor y todo lo que en un momento o siempre evoca nuestra risa…

No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse. Walt Disney

 

Dejemos que estas sensaciones invadan nuestra vida, regocijemonos con cada gesto de amor, con cada sonrisa que nos ha sido brindada, con cada mano amiga y con cada instante de bienestar que ha llegado a nuestra existencia, tomemos un segundo aire y recobremos las fuerzas, no podemos vivir constantemente en el sufrimiento, no podemos hacer del dolor nuestra penumbra, debemos saber acorazarnos y dejar que las mejores influencias toquen nuestra alma y lleguen a nuestra vida y se manifiesten con totalidad.

¿Y ya con que voy a soñar, cuando he sido tan feliz despierto? Fiodor Mijailovich

 

soñar

Cuando vivimos entregados al dolor y el sufrimiento, nos perdemos muchos instantes y muchos momentos de la vida presente, hacer a un lado toda la tristeza, toda la depresión y toda la nostalgia, da paso y cabida a todo lo maravilloso que existe en nuestra vida y de lo que seguramente, hasta en los seres más desdichados existe una mínima semilla de bienestar, de motivación, pues en esencia todos compartimos la misma luz, por lo que es imposible que no exista algún ser humano  que no pueda aprovechar este amor propio, aprovecha esta oportunidad que te da la vida e inicia en ti un nuevo despertar, ama, ríe y sueña, no abandones este placer que además no tiene costo alguno…

 

También te invitamos a ver:

Si la amargura gana a la alegría, no es amor

Hoy decido sonreír y no amargarme la vida por nada ni nadie

Disfruta no sólo de amar…

El Principito, querer y amar…..

x