RINCÓN del TIBET

La mejor educación empieza siendo el mejor ejemplo

La mejor educación empieza siendo el mejor ejemplo

Bien sabido es el hecho de que la formación de nuestros hijos pasa por varias etapas, comenzando por la del hogar, obviamente como padres tenemos la responsabilidad de guiarlos y orientarlos, ellos igual gozarán de su libre albedrío, pero indudablemente los ejemplos recibidos y los valores inculcados, tendrán gran influencia en sus propias decisiones y actos.

Las raíces de la educación son amargas, pero la fruta es dulce. Aristóteles.

 

La educación de nuestros hijos solemos endosarla a los maestros, por distintas circunstancias, muchas de ellas por ignorancia, además por falta de tiempo, asumimos que nos corresponde la orientación básica, los cuidados necesarios y de alguna manera vamos aprendiendo día a día a ser padres, porque además los niños no vienen con un manual bajo el brazo como muchos quisieran.

Si logramos entender que la principal semilla la sembramos en el hogar y nuestros hijos germinan desde esa semilla, si entendiéramos que su felicidad nace de los ejemplos que ve en casa, del calor o el sufrimiento del hogar, quizás pudiéramos tener una mayor influencia positiva en su felicidad venidera, muchos niños lastimosamente arrastran durante toda su vida los errores o vivencias de sus padres y esto de alguna manera se convierte en un obstáculo para su propia felicidad.

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. Nelson Mandela

 

No se trata de convertirnos en perfectos padres, de pretender aparentar ante ellos una especie de estabilidad casi matemática, sin embargo, es necesario que entendamos, que somos grandes responsables de los sueños de nuestros hijos, que lo que reciben de nosotros condiciona su vida para  siempre, de esta manera si ven y reciben amor, esto es lo que reproducirán, lo mismo ocurre con el maltrato.

Inculcar respeto, voluntad, humildad, bondad, amor y tolerancia en nuestros hijos, entre otras emociones, sentará un  precedente importante en sus vidas, más aún si ésta semilla va acompañada de ejemplos, ¿quienes más que sus propios padres son su espejo?, ¿a quienes buscan imitar los niños? en todo sentido debemos cuidar la educación que le damos a nuestros hijos, no podemos responsabilizar a nadie más, no podemos endosar la educación que no han recibido en el hogar, a la escuela y peor aún a los propios niños.

La felicidad de nuestros hijos cuando llegan a su etapa adulta, suelen buscarla o dejarla ellos mismos, independientemente de lo que pensemos o queramos para ellos, afortunadamente ellos pueden elegir, sin embargo, lo que les damos crea un piso sólido o una frágil canoa, sobre la cual ellos levantarán su vida, los padres solemos dejar marcas importantes en nuestros hijos, sino cada quién puede preguntarse lo que recuerda de sus padres, por simple o tonto que parezca, son recuerdos que nos han marcado y que o queremos revivir con nuestros hijos o quisiéramos olvidar para siempre.

La educación no es preparación para la vida; la educación es la vida en si misma. John Dewey

 

Hoy día no podemos alegar ignorancia, existen miles de maneras de instruirse sobre las mejores maneras de encaminar a los hijos, hábitos, disciplina, métodos y técnicas, pero existe una esencial que no se aprende en ninguna parte y de la cual no debemos ser mezquinos, es el amor que brindamos a nuestros hijos, con cada mirada, cada palabra de aliento, cada caricia y cada instante que dedicamos a ellos, estarás contribuyendo de manera directa e implacable en su propia felicidad.

 

También te invitamos a visitar:

Educar a un niño requiere mucha paciencia, en especial por parte del niño

Trata a tus hijos con cuidado: están hechos de sueños

Conecta con tus hijos hoy mismo

Los padres estamos para ayudar a nuestros hijos

 

 

 

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda