RINCÓN del TIBET

La apariencia del cuerpo no siempre es el reflejo del alma

la apariencia

La apariencia del cuerpo no siempre es el reflejo del alma

Los seres humanos somos iguales en esencia, con esa chispa divina que llaman espíritu, con esa experiencia que se va grabando en el alma para hacerse consciencia y con el cuerpo, fiel compañero de vida, que hacemos parte de nuestra persona, así somos, humanos, con defectos, virtudes, situaciones, pensamientos y miles de aspectos que rodean e integran nuestra vida.

La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora. José Ortega y Gasset

Invertimos tanto tiempo en la apariencia de nuestro cuerpo, que muchas veces nos hacemos dependientes emocionalmente de la manera en la cual nos vemos físicamente, lo mismo ocurre cuando cuando sentimos atracción o rechazo por alguien más, nos fijamos directamente en su exterior, lo que no significa que este bien o este mal, es una acción natural del ser humano.

Ocurre que el cuerpo no es el reflejo del alma en la mayoría de los casos, podemos ver personas con la apariencia mas hermosa y esbelta, atractivas a cualquier persona y sin embargo, en su alma albergan tristezas, soledad o resentimientos, por el contrario, muchas personas de apariencia muy humilde, suelen tener almas maravillosas, llenas de viviendas y sabiduría.

La belleza del rostro es frágil, una flor pasajera: la belleza del alma es firme y segura. Moliere

Los prejuicios que vamos adquiriendo en la vida, levantan barreras, entorpecen el camino y no nos dejan ver con claridad, sin juzgar por lo que vemos externamente o pensando quizás que esa persona es eso que muestra, no nos damos cuenta, que el alma encierra todo, las emociones despertadas, los sentimientos encontrados, las pasiones y las verdaderas intenciones.

El cuerpo es un instrumento, que si bien merece nuestro cuidado, respeto y consideración,  la apariencia del mismo no puede ser nuestra orientación en la vida, porque estaríamos perdiendo la oportunidad de creer en la esencia real de las personas, de conocer su interior, de aprender y de compartir.

No es la altura, ni el peso, ni los músculos, ni la belleza que te hacen una gran persona, es el corazón y la humildad. Anónimo

La apariencia del cuerpo puede parecer muy hermoso, puede atraernos o generarnos rechazo, pero la realidad es que es el alma la que debemos buscar, su transparencia, su luz o su oscuridad, no dejarnos llevar por la primera impresión, las mejores cosas no siempre están a simple vista ni al alcance de todos.

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda