RINCÓN del TIBET

Ir tras lo que quieres jamás será una locura

ir

Ir tras lo que quieres jamás será una locura

A veces podemos sentirnos como si estamos dejando de lado nuestras obligaciones y lo que hemos considerado prioridades, por andar en la dirección de nuestros sueños.

Seremos muy afortunados si los que nos rodean, nos apoyan en ese proceso de búsqueda, de administrar nuestro tiempo, de quizás renunciar a lo que mejor conocemos. Porque muchas veces quienes tenemos más cerca, son los que mejor dominan el arte de la desmotivación.

Esto se debe a varias cosas o nos quieren mucho e intentan protegernos de alguna manera o nos quieren poco o de pobre calidad y no desean vernos materializar lo que deseamos.

En todo caso la opinión externa, si no la podemos utilizar como trampolín, debemos ignorarla. Porque a fin de cuentas, nadie vive a través de los demás, nadie crece a través de otro, nadie es feliz a través de alguien más. Ciertamente nuestros afectos pueden llenarnos de emociones positivas y negativas a través de sus vivencias y logros, pero nunca eso puede suplantar el tener nuestras propias experiencias y nuestro camino decidido por nosotros, pensado en aprender y disfrutar de su recorrido y dirigirnos hacia donde queremos estar.

Locura nunca será ir tras aquello que nos llama, locura es quedarnos en un mismo sitio en donde no nos sentimos plenos, donde sentimos, sin ser malagradecidos o inconformes, que en otro sitio tenemos mucho más para dar, para aprender, para vivir. Locura es permanecer bajo cualquier excusa preso de una realidad que no nos llena, encadenándonos a ese sitio que dejó de ser nuestro hace mucho, asumiendo que en algún momento lo sentimos como tal.

Siempre nos quedaremos con la sensación de que pudimos haber hecho más con nuestro tiempo, siempre pesará esos períodos que sentimos malgastados, pero si fuimos tras lo que quisimos, aun cuando no logramos llegar, podemos decir que le sacamos el mayor provecho que pudimos a la experiencia.

No te quedes esperando que tengas más dinero, que tus hijos crezcan, que consigas un mayor ingreso, salir de las deudas, el momento para dar los primeros pasos es ahora. Nunca va a ser tarde, pero si podemos aprovechar más el tiempo, ¿por qué no nos direccionamos en el camino que nos hace felices?

Elimina tus miedos o al menos ponlos de lado para que no te tapen toda la visión, para que no sean lo primero que veas cuando te proyectas. Actúa y velos dejando atrás, ellos sirven para bloquearte, pero una vez que te activas, les cuesta mucho llamar nuevamente tu atención. Así que arriésgate que lo demás viene solo…

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda