RINCÓN del TIBET

Hermanos, los mejores amigos que nos regaló la vida

Hermanos, los mejores amigos que nos regaló la vida

Solo el que tiene hermanos puede conocer lo que es tener un soporte natural, que le ha otorgado la vida, ese cómplice que lleva su sangre y que aunque lleven caminos diferentes siempre está cerca para apoyar, para estar, para consolar, para reír o sencillamente recordar un pasado que se comparte.

Muchas veces la relación de hermanos no se aprovecha al máximo y se subestima la ventaja de tener esos compañeros desde la infancia, distanciándose y procurando inclusive marcar distancias.

La realidad es que la afinidad es un factor importante para la buena relación entre dos hermanos, las diferencias de edades, los intereses y gustos similares o encontrados y la crianza también tiene mucho que ver en cómo será la relación entre hermanos durante la convivencia (cuando aplique) y cuando decidan trazar caminos independientes.

Hermano: como las ramas de un árbol, crecemos en distintas direcciones pero nuestra raíz continúa siendo una sola. Así, la vida de cada uno será siempre una parte esencial del otro.

 

Si se ha fomentado una crianza donde prevalece la unión, donde el compartir se establece como como un valor fundamental, se inculca el amor, la empatía y se evitan generar celos, se evita la protección de alguno de ellos por encima de los otros, se evita una desigual demostración de afecto, se evitan las comparaciones, lo más probable es que esos hermanos procuren una relación en la cual se sientan complementados uno a otro.

La relación de hermanos es una de las que aporta mayor crecimiento a nivel humanos, en ella se aprende desde tempranas edades a manejar emociones, a solucionar conflictos, a defender posiciones, a trabajar en equipo, a reconciliarse de la mejor manera. A través de ella se practica la tolerancia, la compasión, la comprensión, la amistad, la complicidad y se lucha con todo que atenta en contra del vínculo, lo que hace a las personas que tienen hermanos estar más preparadas para la convivencia y para la socialización.

No hay sustituto para el consuelo que provee esta relación que tomamos como un derecho propio. Iris Murdoch

 

Como toda relación hay que cultivarla y cuidarla, se debe ofrecer, se debe estar, se debe entender y sobre todo se debe amar. Nunca es tarde para recuperar una relación de hermanos, no importan los malos entendidos, no importan las diferencias, no importan los motivos que llegaron a separarlos… los hermanos no nos hermanos por casualidad, son ellos los principales maestros de los que se debe aprender.

Quien tiene hermanos sabe que aunque no le guste tendrá que compartir, que aunque no quiera tendrá que enseñar, que aunque esté cansado tendrá que acompañar y sobre todo quien tiene hermanos sabe que tiene a su disposición personas con las que puede contar casi de forma incondicional, resultado de ese acuerdo de almas por el que han coincidido en el mismo núcleo.

 

Te invitamos a visitar:

La amistad entre hermanos es difícil de ….

Para las hermanas no importa la distancia: las une el corazón

Mis amigas… mis hermanas elegidas

Hermanos, esos mejores amigos que no tuvimos que escoger

Los buenos amigos son bálsamos para el alma

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda