Es momento de recordarte tus 10 derechos vitales

 

Si es un deber respetar los derechos de los demás,

es también un deber mantener los propios.

Herbert Spencer

 

Muchas reflexiones hay sobre el tema particular de la felicidad, determinando que la felicidad no es en sí una etapa, ni una circunstancia permanente, para algunos son momentos, instantes, y para otros un estado emocional. El caso es que la felicidad va aunada a la satisfacción y a la plenitud; a la conformidad con lo que hacemos en este preciso instante.

La felicidad es hoy, es ahora, puede ser vista como un estado de quietud que te permite conectarte con tu ser interior, estés donde estés, te encuentres en la situación que te encuentres; es un estado de calma plena, de silencio y de paz.

primavera-02

El tema es, que independientemente de cómo asumimos nuestra felicidad, siempre dependerá de ti mismo y del valor que tomes para emprender las aventuras que te ofrezca la vida; y en esta travesía, es importante que tengas consciencia de que tienes derechos personales, los cuales no solo te tocará defender, sino que además te darás cuenta de que te harán sentir mejor contigo mismo y los podrás compartir con los demás, que al igual que tú, andan en una búsqueda constante:

  1. Tienes derecho a decidir. Asume tus propias decisiones, no necesitas la constante aprobación por parte de los demás. Si necesitas un consejo en determinado momento pídelo, si te lo dan espontáneamente recíbelo, pero vive finalmente de tus propias decisiones y asume las consecuencias para bien o para mal, lo importante es vivir seguro de las decisiones que tomes y sus efectos en ti mismo y en los demás.
  2. Tienes derecho a elegir. Busca entornos donde seas feliz, rodéate de entornos provechosos, de energías positivas, de espacios de luz y de gente que te alimente positivamente; esto va desde tu entorno familiar hasta el laboral. Tienes derecho a disfrutar de un espacio en familia que te haga sentirte amado, donde te respeten y reconozcan tus capacidades; tienes derecho al desarrollo personal en tu empleo, donde no te subestimen ni desconozcan tu potencial; no es un tema monetario únicamente, es un tema de valoración.LibertadInterior
  3.  Tienes derecho a amar y ser amado. El maltrato no es una opción para nadie, no es una obligación, es una elección; el dar y recibir amor es un espacio incondicional que no hace distinción, opta siempre por aquellos que te aman y a quienes amas, no te niegues a recibir amor y a disfrutarlo y menos aún a darlo, esto es una retroalimentación constante que puede renovarte en solo segundos.
  4.  Tienes el derecho a ser genuino, eres único. Sé tú mismo, sin caretas, sin condiciones, sin prejuicios. Libérate de todos aquellas ataduras que no te hacen mejor persona, que te obligan a renegar de tu propio ser y mejor aún, no seas participe de ninguna situación que vaya en contra de tus propios sentidos ni que perjudique el espacio de alguien más. Permítete disfrutar de tu esencia.
  5.  Tienes el derecho a tener un espacio propio, no por un tema de pertenencia o posesión, es más bien un tema de resguardo y preservación. No reflejes tu espacio único en una estructura, aprende a acorazarte, a protegerte y a hacer tu propia muralla que te proporcione la tranquilidad que necesitas en determinado momento. Ese íntimo espacio genéralo principalmente en tu mente, aprende a manejarla, a aquietarla y a callarla cada vez que lo necesites, te sorprenderás de los resultados.
  6.  Tienes derecho a soñar, a esperar, a tener ilusiones. Nada ni nadie debe tener el poder de destruir tus sueños, si eso llegase a pasar debes revisar todos los derechos anteriores que te pertenecen. Son tus sueños, vívelos y manifiéstalos.1313484611_fentezi678
  7. Tienes derecho a guardar silencio. No tienes que tener siempre una respuesta oportuna, una solución o una opinión; el silencio es un derecho primordial que en la mayoría de los casos es la mejor alternativa. En silencio encuentras ideas, soluciones y respuestas increíbles.
  8.  Tienes derecho a la justicia. No confundas el silencio con la cobardía, el silencio es un tema de espacio interior que necesariamente reflejarás; el derecho a expresarte ante las injusticias es propio de la valentía y la valoración. En tanto tengas claro tus objetivos y tus principios y tengas el control de tu mente, tendrás la capacidad de generar intervenciones justas para ti y para los demás.
  9. Tienes derecho a errar. Eres un ser humano maravilloso y errar es parte del aprendizaje, la experiencia del hoy será la conciencia de mañana. Vive tus errores, no desde el sufrimiento  permanente, más bien desde la observación y la comprensión.
  10. Tienes derecho hoy. Vive en el presente eterno, unifica el pasado y el futuro en tu ahora y hazlo consciencia.

57b6a450-0911-4843-871a-1951d1e4dc91

 

La felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía.

Mahatma Gandhi.

 

Todos tenemos deberes y obligaciones, por ende también tenemos derechos, vívelos y hazlos parte de tu vida cotidiana. Tener derecho es una ley de vida.