Es la duda tu principal obstáculo para materializar lo que deseas

El universo responde a nuestra vibración, es por ello que debemos ser muy cuidadosos con lo que emitimos, para el universo no hay bueno o malo, esas son nuestras etiquetas, nuestros juicios y creencias.

Si nosotros vibramos a una determinada frecuencia, el universo nos presentará muchas opciones de vivenciar todo aquello que esté en sintonía con nuestra frecuencia. Aun cuando nosotros estemos atravesando nuestro peor momento emocional… Con lo cual queremos decir, que ese gran sí, que es el universo, gustosamente nos dará más experiencias que nos hagan sentirnos en ese estado emocional.

Cuando deseamos algo, le estamos manifestando al universo lo que queremos, pero el universo solo nos lo dará cuando nuestra frecuencia vibratoria, sea homóloga a la frecuencia de nuestros deseos.

hombre-tirando-de-la-luna-Ley de atracción - Deseos

Ocurre que siempre estamos atrayendo cosas a nuestras vidas, sin embargo, no siempre, por no decir casi nunca, aquello que creamos corresponde a lo que deseamos, pero sí a cómo vibramos.

Las dudas son nuestras resistencias, representan un torniquete que entre otras cosas no permiten que lo que deseamos llegue a nuestras vidas. Cuando dudamos, nos estamos negando como seres maravillosos, capaces de obtener cualquier cosa que deseen en sus vidas, y esto no es una exageración, esto es lo que somos.

Debemos aprender a creer más y a dudar menos y para ello un práctico ejercicio es enfocarnos en aquello en lo que no tenemos ningún tipo de resistencia para que ocurra, es decir, las cosas menos importantes.  Cuando algo es irrelevante, no sentimos miedo si ocurre o no, si lo alcanzamos o no y es por ello que la duda no aparece, es por ello que las resistencias no se manifiestan y es por ello que se nos facilita la creación de cosas sencillas.

mujer-con-flores

Si nos enfocamos en lo que queremos, comenzando por lo sencillo, nos vamos a ir dando cuenta de nuestro poder creador, que no proviene del hacer, sino del ser. Vamos a hacer cuando ya nuestro nivel de inspiración esté tan elevado que sea inevitable no actuar, de resto, tratemos de alinearnos a nivel de vibración, ocupémonos de sentirnos bien, porque desde allí es que podremos ver el camino trazado a lo que deseamos.

Si deseaste algo, permite que ocurra, deja de preguntarte, de cuestionarte, de criticarte, de negarte… Deja de ser el principal obstáculo, es más, ni pienses en ello, si no puedes imaginarte disfrutando de la materialización de tus deseos, si no puedes sentir el placer de estar ya allí a través de tu mente, entonces suéltalo. Deja que el universo lo prepare y tú encárgate de crear una ambiente para recibirlo y eso solo lo lograrás sintiéndote bien, confiado en que lo que deseas llegará a tu vida. Ese es tu trabajo, sustituir la duda por la fe.

Cada vez que crees te acercas a tu deseo, cuando dudas, lo alejas.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet