Eres la contradicción más grande de mí vida

Esta es de esas historias que he debido ir cerrando con una prensa y aplicando pegamento del bueno; no puedo cometer el mismo error dos veces.

Si extrañamos, ¿por qué no lo decimos? ¿Qué nos mueve a guardar silencio? ¿Será que el orgullo es tan grande como para cerrarnos la garganta? ¿O, llanamente, hay que aprender a quemar las etapas ignorando la nostalgia?

Eres parte de las eternas contradicciones que poseo en mi cabeza. ¿Cómo hacerte entender que, de cierta manera, haces falta en mi vida pero no quiero que vuelvas a ella? Eres como el cigarro: sé que debo dejarlo por completo, me ha costado, pero ya he avanzado bastante como para arrepentirme

tdgft

Extraño el sonido de tu risa, tu andar tranquilo y relajado, tu nula necesidad de ver la hora, y sobre todo, extraño sentir ese calor en mi espalda cada vez que dormía y no lograba acostumbrarme al clima. Extraño el embeleso de cada reencuentro y cómo tus manos escarbaban en el hielo de mi interior, intentando buscar algún rasgo de dulzura. Extraño las comidas y sumar kilómetros, extraño el cansancio posterior a las visitas y cada cosa que hacías para que explotara en risa.

MIMZ4PUM2F

mbos quisimos devorar el mundo, pero sólo conseguimos devorar nuestra esencia: ser uno mismo no estaba contemplado dentro de las concesiones. Quisimos tantas cosas…y pensar que la mitad de ellas las he logrado sola en un año. Entonces, ¿en qué fallamos? ¿Sencillamente las ambiciones no estaban en proporción con lo que realmente aspirábamos?

En la rapidez de mis pasos puedes enredarte y caer o ante la grandeza de ellos puedes quedar inmóvil y las ganas de detenerme para intentar alcanzarme resurgirán desde tu constante egoísmo. No, ¡eso no lo necesito!

 

58BAF2869F

Sí, te extraño. A pesar de eso, el objetivo de seguir y no mirar atrás es superior a cualquier sentimiento que pueda tener: la frialdad ganó, y ante eso, cualquier esfuerzo es insuficiente. 

por Nicole Luna Valenzuela para el Acorazado