Lo que tenemos frente a nuestros ojos no lo podemos cambiar, ya se está convirtiendo en realidad, por una secuencia de elementos que ocurrieron anteriormente. No tiene sentido que nos peleemos con lo que ya es, porque algo en nuestra mente nos dice que debería ser diferente.

Tenemos que desarrollar nuestra capacidad de aceptar, de entender que hay cosas que no podemos cambiar y que no debemos cargarnos de culpa por no haber hecho algo distinto que generara resultados diferentes, ni podemos resistirnos o negarnos a lo que ocurre, porque esto solo nos va a cargar de sufrimiento.

– Acepta cualquier cosa que contenga el momento presente como si la hubieras elegido.  – Eckhart Tolle.

Sabia recomendación del autor de El Poder del Ahora, libro que recomiendo ampliamente. Solo de esta manera podemos darle un mejor uso a este momento, que nos sirve para mirar nuestra creación y lo que hemos atraído y crear lo que nos va a ocurrir.

No podemos cambiar el pasado, solo debemos disfrutar o aceptar el presente… Podemos ver el futuro que deseamos en nuestra mente y desde allí abrirle las puertas a eso que queremos. Es por ello que el cuidar nuestros pensamientos es vital, porque de ellos estará creada nuestra vida misma.

Nada ocurre en tu vida, sin haber estado en tu mente primero

No pelees con lo que está ocurriendo, menos con lo que pasó… Dirige tu nave hacia donde quieres ir y comienza a ver en tu mente lo que según tú debería ser y ahora no es… Solo a futuro eso rinde buenos frutos, cuando nos proyectamos y somos capaces de sentir un momento anhelado como vivido en este momento. Pero resistirnos a lo que ya tiene lugar, solo nos hace daño e incluso perpetúa o extiende la presencia en nuestras vidas de aquello que no deseamos.

Aprende a que tu mente trabaje a tu favor

Tu mente es el recurso más poderoso, es magia potencial si logras que esté alineada con lo que quieres, en lugar de enfrascarse en lo contrario.

¿No te has dado cuenta de que ella siempre busca la manera de sentirse incómoda, de generar un conflicto, de buscar un motivo para renunciar o limitar los pasos que ella asume riesgosos, pasos que prometen una vida distinta, quizás cercana a la que quieres?

Ella está acostumbrada a dramatizar, a valorar de manera errónea, a desconfiar, a aferrarse… Porque así ha sido programada, porque nuestras creencias han sido orientadas en esas direcciones. Pero la buena noticia es que en cualquier momento de nuestras vidas podemos darle nuevas instrucciones, cargarle nuevos programas y hacer que pase de nuestro peor enemigo a nuestro mejor amigo.

Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus propios pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido, te pueden ayudar tanto como tu propia mente disciplinada. Buda

Comienza a sustituir pensamientos negativos por positivos, a confiar en que los mejores escenarios te esperan, desmonta toda creencia improductiva o limitante y date el permiso de fluir con las experiencias, creando en tu mente desde ahora lo que quieres vivir mañana.

Con lo que está ocurriendo, pues saca de allí el mayor provecho y no sueltes el ancla ahora, sigue fluyendo, sigue navegando. Esto va a pasar y quizás te des cuenta de que como ocurrió fue la mejor manera, porque te condujo justo a donde necesitabas estar.

No te quejes, no te conectes con el sufrimiento, usa tus pensamientos para crear, para atraer, para enfocarte en lo que deseas vivir y no de donde quieres salir, aquí está la clave.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet