Entre las semillas que siembras en tu hijo, jamás olvides la paciencia

La paciencia es una virtud a la que no prestamos mucha atención pero si se aprende y se practica, nos ayudará el resto de nuestra vida. La paciencia nos hace ver las cosas de manera diferente, a ser más comprensivos, y a soportar contratiempos y dificultades. Con paciencia aumenta nuestra capacidad de esperar con calma a que las cosas sucedan y nos ayuda a perseverar con entusiasmo.

La paciencia pone de lado nuestro afán por conseguir una gratificación inmediata y nos ayuda a controlar enfados o frustraciones. Ser padre es ser paciente o al menos implica aprender a serlo, porque los niños por naturaleza no lo son, por lo cual tenemos el deber de desarrollar esta virtud en ellos para que puedan empezar a hacer uso de ella.

iusiones

Quien tiene paciencia, obtendrá lo que desea. Benjamin Franklin

 

En principio debemos recordar que los niños aprenden por el ejemplo, a manera que tenemos de reaccionar ante un imprevisto, cambio de plan o la prolongación de una espera, influye directamente en la manera de reaccionar de tu hijo.

Es importante preparase para los inconvenientes, tener un plan alternativo, para que así nuestros hijos aprendan a pensar en alternativas, siempre recordándoles que no todo depende de uno mismo. Teniendo presente esto y evitando controlarlo todo, tu forma de reaccionar será un ejemplo a seguir para tus hijos.

paciencia

Si he hecho descubrimientos invaluables ha sido más por tener paciencia que cualquier otro talento. Isaac Newton

 

Muchas veces los niños se enfadan cuando posponemos nuestras promesas y cuando no cumplimos, nuestros hijos se vuelven impacientes. Si son demasiado pequeños para medir el tiempo por horas, intenta explicárselo con un calendario o secuenciando las actividades. Por ejemplo: “Nos iremos después de comer”, “jugaremos al llegar al parque”, este tipo de frases ayudarán a los más pequeños a hacerse una mejor idea de las acciones a seguir y les enseñará a esperar con más calma.

Si cada vez que tu hijo te llama o te pide algo, sales corriendo a satisfacerle, lo único que haces es fomentar la gratificación inmediata, el gran enemigo de la paciencia. Es importante que tu hijo sepa que estás ahí pero habrá veces que tendrá que saber esperar.

El que sube una escalera debe empezar por el primer peldaño. Walter Scott

 

logros

La impaciencia crea frustraciones sobre todo en los más pequeños, a medida que van aprendiendo a hacer cosas, se equivocan y cuando les sale mal, se enfadan y se frustran. Cuando esto ocurre, es importante que hables con tu hijo acerca de sus expectativas y de cómo se siente al no poder cumplirlas. Si a tu hijo se le ha caído la torre que lleva 3 horas intentando construir, propón alguna actividad divertida para hacer juntos, como ir a dar un paseo. También le ayudará mucho que compartas alguna experiencia personal tuya en la que tuviste que esperar y tener paciencia para lograr conseguir algo que deseabas.

Y por último, programa actividades que requieren paciencia como plantar juntos semillas en el jardín o armar un rompecabezas, los más pequeños aprenderán que hay cosas para las que merece la pena esperar.

Recuérdales siempre que la vida es mejor llevarla de manera paciente y serena, no sólo le ayudará a relacionarse de mejor manera, sino que de seguro podrá disfrutar de una vida más sana.

También te invitamos a visitar:

La mejor decisión llega tras la paciencia…

La paciencia no es señal de debilidad, por el contrario, es la virtud de los más fuertes…

Si quieres ver el arco iris, tenle paciencia a la lluvia

El mejor antídoto para el dolor es la paciencia…

x