El día que no te importe lo que piensen los demás podrás pensar en tu paz interior

No resulta sencillo conseguir un estado de equilibrio interno, cuando invertimos energías excesivas en preocuparnos por lo que dicen los demás. Si nuestra prioridad es complacer a todos, o al menos encajar en la imagen que tienen las personas que nos importan, probablemente nunca podremos ser nosotros mismos, mostrarnos como somos o sencillamente sentirnos a gusto con lo que proyectamos.

La autenticidad tiene mucho que ver con la firmeza de nuestro ser ante el mundo, con conocernos lo suficiente como para saber que podemos sencillamente ser sin que nos afecte la opinión de quienes nos rodean.

rostro-mujer-cerradura

Cuando las personas se rodean de personas controladores, se hace muy difícil ser auténtico, mostrarse tal cual se es o no afectarse por las opiniones o expectativas de los demás. Por lo general se piensa primero en lo que los demás van a opinar en caso de tomar una u otra decisión y se deja de considerar el grado de satisfacción personal que se obtendrá.

No se debe ir por el mundo buscando la aceptación de los demás, cada quien tiene que respetar al otro por lo que es, en caso de no existir compatibilidad, empatía o aceptación, siempre estará la opción de marcar distancia. Pero jamás debemos considerar la opción de marcar distancia con nosotros mismos, con lo que realmente somos, es un irrespeto a nuestro ser, que solo nos traerá frustración, culpa y resentimiento, cuando miremos atrás y veamos todos los movimientos que realizamos pensando en el qué dirán, todas las decisiones que tomamos por complacer a otros y todas las oportunidades que dejamos pasar por no contradecir las sugerencias de quienes por diversos factores influencian nuestra vida.

niña-raíces-pelo

Lo único que nos debe importar, obviamente sin hacerle daño a nadie y respetando a los demás, es lo que nuestro corazón nos pide, donde nos sentimos cómodos, donde nos sentimos felices y principalmente en paz. No dejes que terceras personas tomen el lápiz y escriban en un libro que solo te pertenece a ti. Solo tú vives tu vida, esta es tu oportunidad, nadie siente ni padece por ti, por mucho que te ame.

Tú tienes la responsabilidad de actuar en tu vida bajo tu criterio y debes evitar que la opinión de otros te afecte, te limite o te paralice, tienes mucho sueños propios que conquistar y la vida es muy corta para todo lo que tiene que mostrarnos, si bajas la velocidad por estar escuchando y prestándole atención a lo que tus espectadores dicen, probablemente no llegarás a donde deseas.

Mujer-mirando-por-una-ventana-un-corazón

 

Te invitamos a leer:

Cualquier cosa que te cueste tu paz, es demasiado cara

Las 5 reglas de la felicidad

Mi felicidad está dentro de mí, no al lado de nadie

La felicidad no está en el destino, está en el camino

6 ejercicios prácticos para potenciar tu felicidad