Cuanto mejor es una persona, más difícilmente sospecha, de la maldad de los demás.