Cuando tomas las decisiones desde el amor, pase lo que pase habrá valido la pena…

Todos alguna vez en la vida nos encontramos en encrucijadas, momentos difíciles en los cuales debemos decidir, y en muchos casos, lo que nos indica nuestra razón, no se coteja con lo que nuestro corazón demanda, esto nos hace más difícil el camino a tomar, pues nos pone en la disyuntiva de hacer lo correcto según nuestra razón, en contra de nuestro deseo o lo que indica nuestro corazón.

Ten en cuenta que el gran amor y los grandes logros requieren grandes riesgos. Dalai Lama

 

disfrutar

Ocurre que tomar esas decisiones no debe ser tan complicado, basta con aprender a escucharnos, basta con entender lo que nace en nuestra alma, lo que involucra amor de cualquier manera, pues actuar desde el amor, puede dejar muchos sin sabores, incluso causar dolor en muchos casos, sin embargo, la enseñanza que deja el amor, jamás se equiparará con ningún razonamiento ni conocimiento aprendido.

Cuando la vida te la ponga complicada, cuando el panorama no te resulte tan claro a la hora de escoger, cuando sientas que aquello que debes hacer no es del todo lo que deseas, entonces coloca el amor en una balanza, cada alternativa, cada opción que tengas en la vida, por muy razonable que deba ser, debe involucrar el amor en su raíz, de lo contrario no tendrá un largo alcance ni será satisfactoria, aunque sea duradera.

El amor es la alegría de los buenos, la reflexión de los sabios, el asombro de los incrédulos. Platón

 

vida

Esta elección, no se refiere únicamente a las parejas de nuestra vida, a las personas que nos acompañan y que evidentemente deben pasar por el amor, la solidaridad y la afinidad, también tiene mucho que ver con nuestras elecciones de vida, por ejemplo una profesión o determinado empleo, cuando elegimos basados en la razón, probablemente tengamos un camino exitoso y próspero, ¿pero esto significa que seremos felices?…

Independientemente de lo que la felicidad represente para cada quien, es obvio que las cosas cuando no involucran pasión pierden el sentido, terminamos actuando por inercia, perdemos la habilidad y el dominio de lo hacemos, dejamos de ser proactivos para convertirnos en autómatas, perdemos esa chispa que nos dio la razón, pues simplemente fue eso, un mero razonamiento, a diferencia de las elecciones que nacen del amor, aquellas que se encienden en nuestro interior, que nos atan , nos apasionan, nos realizan cada nuevo día, de estas sacamos el mayor provecho y aprendizaje y estamos siempre en la disposición de renovar esos sentidos.

Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor;si gritas, gritarás con amor;si corriges, corregirás con amor;si perdonas, perdonarás con amor. Cayo Cornelio Tácito

 

riesgo

Sea lo que sea que debas elegir en tu vida, siempre pásalo por el tamiz de la razón y podrás identificar si esto carece o no de amor puro, verdadero, de esa llama que te permitirá mantener esa decisión en el tiempo y no arrepentirte simplemente cuando la razón se enfríe. Muchas veces resulta bastante provechosos tomar decisiones partiendo de la razón, tendrás argumentos maravillosos para justificar tu elección y además podrás auto convencerte día a día de que hiciste lo correcto, pero ¿esto a quien le importa?…la única persona que deberá vivir con tu elección serás, en principio, tu mismo, si no sientes amor en ello, no podrás llegar muy lejos, menos aún ser feliz, estar complacido, pleno y sentirte satisfecho, por el contrario, poco a poco te invadirá la frustración y terminarás arrepentido de que el amor no ganara esta batalla.

Puedes llenar tu vida de mucha lógica, razón y credibilidad, pero si carece de amor, nada habrá valido la pena…

También te invitamos a visitar:

No bases tus decisiones en consejos de quienes no tendrán que lidiar con los resultados

A veces hay que tomar decisiones que duelen al corazón, pero tranquilizan al alma

Si tú no Tomas Las Decisiones de tu Vida, la Vida Tomará Las Decisiones Por ti

5 maneras de tomar las mejores decisiones