Cuando estás tan enamorado como para dejar ir…

En el amor todo se vale, la embriaguez que produce el amor suele sumergirnos en un estado de éxtasis en el cual deseamos permanecer, sin duda todos pueden hablar en favor de la maravillosa sensación de estar enamorados, al menos al comienzo de toda relación.

El arte de vivir implica saber cuándo aferrarse y cuándo dejar ir. Havelock Ellis

 

¿Pero qué ocurre cuando esa relación soñada necesita un stop?..puede ocurrir que nos toque tomar decisiones en la vida, no del todo gratas para nosotros, como por ejemplo cuando nos toca dejar ir a quien amamos.

Suelta-soltar

Aunque esto pueda parecer una ilusión o una historia de cuentos de hadas, ocurre que es más común de lo que parece, muchas personas aman de tal manera, que no logran desprenderse de su pareja, aún y cuando es la opción más sana para ambos, esto desvirtúa terriblemente la relación, pues cuando llegamos al punto de no querer dejar ir por amor, el ego asume el control de ese amor y por ende se resiente con el mínimo descuido.

Algunas personas piensan que aferrarse a las cosas les hace más fuertes, pero a veces se necesita más fuerza para soltar que para retener. Hermann Hesse

 

soltar

Cuando retenemos por amor, la libertad innata al ser humano, comienza a hacerse una bomba de tiempo, todo aquello que amamos de la otra persona se revela, todo deja de ser color rosa y afloran los instintos humanos, esos que hieren y que no tienen piedad y llega el momento en el que toca detenerse, cambiar de rumbo y dejar ir…

Se puede estar muy enamorado, se puede perder la perspectiva, la esperanza y la ilusión, pero debemos tener la voluntad de continuar, con o sin compañía, muchas veces es mejor dejar ir a tiempo y conservar lo vivido, pues al hacerse obsesivo, termina por enfermar el amor.

soltar 8

Retener es creer que solo existe el pasado, dejar ir es saber que hay un futuro. Daphne Rose Kingma

 

Todos alguna vez somos presa de una historia no deseada, amamos de tal manera que queremos que siempre sea una realidad, pero debemos ser sensatos, respetar y amarnos a nosotros antes que nada, teniendo la valentía de detenernos en el momento preciso y dejar ir a esa persona, que amamos y que debemos dejar cuando es la decisión más sana.

Estar enamorados es maravilloso, pero también puede llegar a convertirse en una tortura para la pareja, pues el que retiene sufre, porque por más que intenta no se siente enteramente correspondido y quién es retenido, termina por actuar contrario a su deseo.

También te invitamos a visitar:

Enamorarse es fácil, mantenerse enamorado es lo difícil

El amor debe ir más allá de los temores, la costumbre y sobre todo el interés

Dejar ir, no, no siempre ……………..

Pocas cosas requieren más valor que dejar ir