Con el tiempo te das cuenta de que la vida es para equivocarse

A medida que transcurre la vida y avanzamos en edad, que cerramos capítulos y comenzamos nuevos, podemos notar cómo cambian ciertas cosas en nuestra manera de pensar, en la manera cómo juzgamos nuestras acciones y en cómo en definitiva evaluamos nuestra existencia.

Hay un gran porcentaje de personas que no asume sus errores, no se da cuenta de que los comete y mucho menos se martiriza por ellos. Este tipo de personas siempre asegura que la responsabilidad es del mundo exterior, que el error es de otro y que ellos están haciendo las cosas bien, sin que quepa la pequeña posibilidad de equivocarse.

tumblr_o5ejyhjTi81r28lswo1_1280

Existe en contraparte un gran número de personas que se siente responsable por cada una de sus acciones y por sus consecuencias y son estas las que por lo general logran sacarle mayor provecho a la vida, aprendiendo y creciendo a medida que van superando etapas.

Mientras menos experiencia tenemos más solemos castigarnos por nuestros errores, nos duele cometerlos y todas las consecuencias que ellos suelen ofrecer a nuestra vida. Muchas veces cometemos errores que no podemos ni siquiera enmendar y nos vemos forzados a aceptar todos los efectos que ellos generan.

woman-with-eyes-closed-hugging-her-knees

Si no cometiéramos errores no podríamos afinar nuestro criterio en cuanto a cómo hacerlo mejor, no podríamos aprender de la amarga experiencia que nos dejan las equivocaciones y eso se traduciría en un estancamiento a nivel evolutivo. Es verdad que la mayor parte del crecimiento que se obtiene a través de los errores nos puede hacer sentir mal, nos puede hacer perder cosas o personas valiosas, nos puede derribar e inclusive hacernos pensar que nuestra vida se ha marcado de forma irreversible sin poder tomar el rumbo que en algún momento quisimos.

Pero resulta que la vida es tan compleja como nosotros queramos, que estamos acá para experimentar por ensayo y error, porque sencillamente no vinimos con un manual de cómo hacer las cosas y cada persona tiene un criterio propio, ideas y personalidades, tienen capacidad de resolver conflictos y sobre todo cada quien tiene su forma particular de cometer errores. Lo que para alguien puede representar una equivocación, para otra persona puede representar su mayor acierto.

maxresdefault (9)

Lastimosamente por lo general nos damos cuenta tarde de que la vida está hecha para cometer errores, que nada ocurre por casualidad y que si sacamos cuentas hacia atrás, probablemente las mejores decisiones se toman luego de haber cometido los errores más garrafales, que de no ser por ellos, probablemente no habríamos tenido la capacidad o la experiencia necesaria para acertar.

No hay errores. Los acontecimientos que atraemos hacia nosotros, por desagradables que sean, son necesarios para aprender lo que necesitamos aprender; todos los pasos que damos son necesarios para llegar adonde hemos escogido.― Richard Bach

 

No te tomes la vida tan en serio, aprende a disfrutarla, crecer con cada una de tus equivocaciones, que seguramente te queden muchas más por cometer… Procura generarte en todo momento bienestar y toma las decisiones que sean convenientes para la mayoría de las personas involucradas. Esto probablemente hará que la rata de errores con respecto a las acciones disminuya. Aprende lo que la vida te enseña a través de sus diferentes vías y disfrútala, que para eso estamos acá.