Aquellos que critican a los demás, revelan a menudo sus propias carencias

No nos corresponde juzgar a nadie, no esta bien vivir tu propia vida intentando ser juez, conciencia y testigo de la vida de alguien más, cada quien tiene sus propias responsabilidades y su manera de afrontar las cosas, aunque muchas veces no estés de acuerdo con el proceder de los demás, porque sientes que no es el más acertado o porque simplemente tú no actuarías de la misma manera, es menester de cada quien decidir sobre su propia vida.

Algunos necios desaprueban aquello que son incapaces de hacer. Cristina de Suecia

 

reflejo

La crítica suele ser destructiva en muchas formas, aunque se hable de una crítica constructiva, nunca es del todo bien recibida, menos aún cuando se percibe que no es manifestada con la mejor intención, el caso es que más allá de las críticas en sus diversas formas, existen personas que viven constantemente de la crítica, esto se hace un hábito cotidiano y casi necesario en su vida, de hecho suelen relacionarse con muchas personas desde la crítica hacia los demás.

Todo aquello que se critica no revela más que una carencia propia, no somos más que reflejos, todos los seres humanos partimos de la misma esencia, son nuestros pensamientos los que comienzan a diferenciarnos, comenzamos a ver la vida fragmentada, así vamos asumiendo roles, tomando decisiones y tratando de llevar los asuntos de la vida de manera separada, cuando en realidad la vida forma parte de un todo, que sea comos sea que se enfoque, finalmente entenderemos que todo se relaciona en su totalidad.

Cuando la gente critica o se queja, es que de algún modo se ha tocado un nervio en ellos Madonna

 

angustia

Para nadie resulta sano vivir criticando, la crítica únicamente trae angustias, malos comentarios, influencias negativas y nada placenteras, solemos ver en los demás lo que ante nuestros ojos desaparece de nosotros mismos, somos incapaces de reconocer muchas cosas de nuestra persona, pero lo identificamos en los demás casi automáticamente.

Las carencias de la vida siempre se hacen presente, si no logramos armonizar nuestro ser interior con nuestra manera de llevar la vida, nunca encontraremos una total conformidad en lo que hacemos o en lo que tenemos, siempre existirá una especie de vacío, de soledad, de ruido o de silencio, algo nos falta…no nos sentimos del todo felices, no la mayoría del tiempo, así que las carencias siempre están, en nuestra mente, hasta que logramos unificar la visión de toda nuestra vida, como un todo, una clara totalidad.

No quiero criticar a nadie en el mundo, sino a mí mismo, en quien reconozco numerosos defectos. Shakespeare

 

liberar

Esta insatisfacción nos lleva a entregarnos a vivir la vida de los demás y la manera más directa de llegar a ellas es la crítica, ver en otros aquello que consideramos no esta bien, pero que finalmente es solo una proyección propia y que si miramos hondo en nuestro ser veremos nuestro propio defecto o nuestra propia necesidad.

Abstenerse de realizar críticas, resulta una manera maravillosa de depurar tu propia vida, porque no solo te libera de levantar calumnias a los demás, sino que comienzas a educar y limpiar tu pensamiento, por ende tu palabra y por consiguiente tu acción, empiezas a entregarte a tu propia vida y dejas a los demás vivir la suya.

Ama tu vida y disfruta el placer de vivirla, deja que cada quien tome sus decisiones, no las critiques, no seas juez de nadie, brinda consejos a quien lo requiera y te lo haga saber, pero criticar a los demás no demuestra mayor cosas que las propias carencias.

 

También te invitamos a visitar:

Cuando vean en ti frutos, serás criticado ….

Quien dedica su tiempo a mejorarse a sí mismo no tiene tiempo para criticar a los demás

Lo que te molesta de otros seres, es lo que debes resolver en ti

Haz a los otros lo que quieres que hagan contigo