Aligera tu equipaje para cuando tu alma decida partir

El placer de acumular, de poseer, de adquirir a lo largo de nuestra vida es prácticamente inevitable, por más austera que se lleve la vida, siempre terminamos acumulando una cantidad de objetos y en algunos casos bienes, que en realidad no necesitamos y que nos representan un peso más que otra cosa.

Por ejemplo si tenemos dos vehículos, cuando en realidad solo usamos uno, entonces debemos además costear el mantenimiento del otro vehículo, seguro, servicios y todo lo que surja, lo que termina siendo más un peso que otra cosa, lo mismo ocurre cuando llenamos nuestro armario, nuestro hogar, nuestra vida de cosas inútiles, cuando en realidad vale más lo útil a lo agradable.

falsedad

Dar y dar más es la única manera de tener y tener más. Dale Carnegie

 

Lo mismo ocurre con nuestra alma, nos cargamos de sentimientos y resentimientos que en realidad no alimentan el espíritu, por el contrario, se transforman en un peso, en un recuerdo constante que nos toma por sorpresa cuando menos lo esperamos, nos cargamos de falsas amistades, de gente egoísta que nada aporta a nuestras vidas y nuestra alma se va opacando, con cada pensamiento, con cada sentimiento y con cada emoción superficial e ilusoria que nos aleja de la realidad.

Vale entonces preguntarte ¿por qué guardas tantas cosas?...¿para qué llenar de cosas tus armarios, tu vida?… el corazón del hombre se encuentra en realidad donde está su tesoro, si vives acumulando cosas inútiles, terminarás siendo esclavo de ellas, sin conseguir mayor progreso que el material, eso si acaso tiene alguna representación significativa en tu vida.

felicidad

La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión. Aristóteles

Los bienes, las posesiones, lo material, es necesario en muchos casos, de alguna manera otorga un tanto de seguridad, lo cual también puede resultar ilusión, pues no puedes evitar que algunas cosas sucedan y en un abrir y cerrar de ojos un suceso natural, por ejemplo, puede dejarte sin nada, de allí la reflexión hacia que es lo que realmente estamos almacenando, de que nos estamos llenando, que cargamos, que llevamos en nuestra alma

Deshazte de todo aquello que te sobra, no temas desprenderte de lo que no usas, de lo que no necesitas, de lo que no te sirve ni te es realmente indispensable, aunque en muchos casos nos cuesta tomar esta serie de acciones, al hacerlo verás como se aligera tu alma, tu vida, tu mente, menos cosas menos problemas, lo mismo aplica para las emociones, las percepciones y los juicios sobre los demás, saca de tu vida todo aquello que solo aporta peso y nada mas, que sabes perfectamente que puedes vivir sin ello, incluso que puedes vivir mejor y respirar con mayor serenidad.

desapego

Yo juro que vale más ser de baja condición y codearse alegremente con gentes humildes, que no encontrarse muy encumbrado, con una resplandeciente pesadumbre y llevar una dorada tristeza. William Shakespeare

 

No te ates a lo material, no te ates al resentimiento, ni a las caretas, toma tu vida plena como es, como te fue dada, con nada llegaste y de la misma forma te irás, al menos que te deje la dicha de haber dado, sin egoísmo, sin obligación y sin pesar alguno, no hay mayor dicha que saberte pleno sin necesidad de estar atado a nada.

 

También te invitamos a visitar:

Olvidar lo que uno siente y recordar lo que uno vale

Las cosas que más nos cuestan en la vida, son las que más valoramos

Más vale tarde que nunca…

Algunas claves para vivir realmente feliz…

x