Al final es una historia de amor…

Es difícil acostumbrarte a la luz cuando has estado tan acostumbrado a estar rodeado de oscuridad, sobre todo cuando tú mismo adoptaste la oscuridad como amante en tu vida.

Abrazar nuevamente la ilusión, la esperanza, la alegría de un amor sincero y puro después de probar el amargo sabor del engaño y la decepción, es algo que no cualquiera puede hacer, pues te obliga a enfrentar las sombras y tormentas que agobiaron tu pasado y en tu presente luchan encarecidamente por alcanzarte, por castigarte; pero al final siempre hay algo en eso nuevo que sientes, que te da el valor de enfrentarte a todo con tal de estar con el ser amado.

Pero tal vez lo más difícil sea dejarte amar, comprender que hay alguien que en verdad te ama y para quien eres la mejor persona del mundo, dejar de lado las heridas, las sombras del pasado y entender que el amor que te tienen es real.

Al final cuando estás con esa persona, con la persona que amas y se sienten juntos, cerca uno del otro, tal vez envueltos en los brazos uno del otro, es entonces cuando entiendes que ese amor es real, que esa necesidad de estar con ella es auténtica y que ese deseo de pasar la vida entera con ella es sincero.

historia

Es entonces cuando tienes todas las fuerzas para luchar, todas las ganas de vivir, todo el deseo de seguir, pues quieres estar bien para ella y quieres que ella este bien contigo; digan lo que digan los demás, tú deseas pasar cada instante de tu vida con ella y sin importar nada, sólo quieres sentirla cerca.

Tal vez eso es lo que se siente amar a alguien y aunque sea difícil aceptarlo, sabes que nada te hace más feliz que amar a esa persona y sentirte amado por ella; es lo que quieres hacer el resto de tu vida, amarla, enamorarla cada día y hacerla la mujer más feliz del mundo.

Hoy, hoy puedo gritarle al mundo entero que la amo y que quiero pasar mi vida entera con ella, que la cuidaré, respetaré y amaré por siempre; que viviré cada día, pensándola y soñándola como ahora lo hago.

La amo, esa es la realidad, la amo como a nadie he amado, la amo como a nadie podré amar, la amo como a nadie quiero amar y ella me ama, un poco menos tal vez, pero me ama.

La historia que se está escribiendo desde el primer instante en que nos vimos, puede ser la historia más bonita que en mi vida imaginé y ahora sólo quiero tenerte a mi lado para decirte cuánto te amo…

Quiero seguir escribiendo nuestra historia, una historia de amor.

Vía: El Acorazado