RINCÓN del TIBET

Las personas inmaduras tienen estas 7 características

inmadura

7 Características de las personas emocionalmente inmaduras

La madurez emocional es relativa y cambiante de una persona a otra, pero presentando características comunes en su manifestación asociadas a la responsabilidad, al reconocimiento de esfuerzos, a la independencia, a la capacidad de reconocer errores y asumir las consecuencias de sus acciones.

Evidentemente las características opuestas a las presentadas, serán endosadas a las personas emocionalmente inmaduras, sin embargo acá haremos un enfoque con mayor detalle:

  1. Personas egoístas: Les importa poco lo que no esté asociado directamente a su beneficio, sintiendo que sus prioridades deben estar en las primeras casillas, no solo de sus esquemas, sino de quienes le rodean.
  2. Llaman la atención por vías equivocadas: Las personas emocionalmente inmaduras intentan siempre ser el centro de atención, por su poco manejo de recursos comunicaciones, tienden a emplear métodos de manipulación para capturar la atención de los demás.
  3. Fantasiosos: Tienden a fantasear con frecuencia, a vivir de sueños, algunas veces se creen sus propias fantasías o bien tienen expectativas que distan mucho de la realidad, lo cual les genera algunas veces frustración, sufrimiento e inclusive depresión.
  4. Responsabilizan a otros o a su entorno de sus acciones y de sus fracasos: Les cuesta trabajo aceptar la responsabilidad en sus vidas, procurando siempre tener una excusa que justifique los resultados negativos o un chivo expiatorio a quien responsabilizar de sus acciones. Poseen un locus de control externo, lo cual quiere decir que para ellos, la responsabilidad está repartida en su exterior.
  5. Son irresponsables con sus gastos: Aunque ellos mismos generen su dinero, parecen no poder hacer uso adecuado de sus finanzas, muchas veces teniendo resultados que perjudiquen notablemente su economía, ya que por impulsos y caprichos o por la poca relación entre lo que está en su mente y sus ingresos reales, pueden endeudarse o asumir compromisos por los cuales no puedan responder.
  6. No miden las consecuencias de sus acciones: Suelen ser ligeros cuando toman sus decisiones, los análisis o están fuera de la realidad, con escenarios utópicos o son con alcances limitados o bien inexistentes.
  7. Establecen vínculos de dependencia: Por su misma inmadurez tienden a relacionarse con personas que tengan un perfil de cuidador, paternalista, una figura de protección, estando presente en términos generales la necesidad y dependencia, característica de una persona que no puede vincularse desde la libertad e independencia.

Las personas inmaduras emocionalmente, no necesariamente resultan perjudiciales en sus relaciones, pero ciertamente requieren ir superando etapas, construyendo su propia seguridad, trabajando por su independencia y por encontrar el equilibrio que permita tomar decisiones favorables para ellos y para el resto de los involucrados.

Si eres una persona inmadura emocionalmente, quizás sea importante para ti saber que: crecer no necesariamente es desprenderse de nuestro niño interior, él siempre nos acompañará y será parte de nosotros, crecer es asumir la vida con mayor compromiso y responsabilidad, dejar atrás las heridas y limitaciones del pasado y darle entrada a una vida tomada por las riendas.

 

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Últimos Posts

Siguenos

Videos

Ir arriba
Hola! Necesitas ayuda