30 Cosas que tienes que dejar de hacerte a ti mismo

Empieza tu nueva vida

“Nadie puede volver atrás en el tiempo para cambiar las cosas, pero cualquier persona puede empezar todo de nuevo y crear un nuevo final”. Es la frase más cierta que existe. Y, sobre todo, tienes que dejar de hacer todo aquello que suponga un obstáculo y te pueda detener.

“Genial” sugiere que comiences de esta forma:

  1. No pierdas tu tiempo con las personas equivocadas.
    La vida es demasiado corta para pasarla con las personas equivocadas que exprimen todo el jugo que llevas dentro. Si alguien quiere que tú formes parte de su vida, él se ocupará de tu comodidad. Tú no tendrás que luchar para ocupar un lugar junto a él. No te aferres a los que eliminan de forma permanente tu identidad. Y recuerda que los verdaderos amigos no son los que te apoyan cuando estás en la cima, sino los que siguen a tu lado cuando algo va mal.
  2. Deja de huir de tus problemas.
    Hay que enfrentarse a ellos cara a cara. No, no será fácil. En el mundo no hay un ser capaz de detener un golpe de manera ideal. No estamos obligados a resolver todos nuestros problemas ahora mismo. Tenemos que estar dispuestos a enfrentarnos a ellos de manera diferente. Lo habitual en nosotros es sentir dolor, estar triste, tropezar y caer. Éste es el significado de la vida, enfrentarse a los retos, aprender, adaptarse y, al fin y al cabo, resolver los problemas. Esto es lo que nos hace humanos.
  3. Deja de mentirte a ti mismo.
    Igual puedes hacerlo con cualquier persona, pero no contigo mismo. Tu vida puede mejorar sólo cuando asumes riesgos, y el primero y más difícil de ellos es ser honesto con tu propio yo.
  4. Deja de poner tus necesidades en un segundo plano.
    Esto es algo terrible que te puede echar a perder: invertir demasiado en el amor a otra persona y olvidarte de ti. No, no te olvides de los demás, pero ayúdate también a ti mismo. Si hay un buen momento para escucharte y hacer algo que es realmente importante para ti, ese momento ha llegado.
  5. No trates de ser otra persona.
    Una de las tareas más difíciles de la vida es ser uno mismo en un mundo que está tratando de hacerte parecido a los demás. Alguien siempre va a ser más bonito, siempre habrá alguien que sea más inteligente, siempre hay alguien que va a ser más joven, pero nunca será como tú. Por eso, no trates de cambiar para que otros puedan disfrutar. Sé tú mismo y, aquellos que realmente te necesitan, te querrán tal y como eres.mujer-con-máscara
  6. Deja de aferrarte al pasado.
    No puedes iniciar un nuevo capítulo de tu vida hasta que dejes de leer el anterior.
  7. Deja de tener miedo a los errores.
    Hacer algo y equivocarte es por lo menos diez veces más eficaz que no hacer nada. Cada éxito lleva implícito superar algunas piedras de fracasos en el pasado y cada fracaso conduce al éxito. En última instancia, tú estarás mejor si te sientes mal por lo que haces que por aquello que NUNCA se hizo.
  8. Deja de reprocharte los errores que cometiste.
    Puedes amar a un hombre de forma equivocada y llorar por tus fallas cometidas, pero aunque todo vaya mal, una cosa es cierta: los errores nos ayudan a encontrar a las personas adecuadas y las cosas correctas. Todos nos equivocamos, luchando e incluso llorando por los errores del pasado. Pero tú no tienes la culpa, tú no eres tus errores, tú no eres tu lucha, tú, aquí y ahora, tienes la oportunidad de construir tu día y tu futuro. Pase lo que pase en tu vida, esto te prepara para dar un nuevo paso hacia el futuro.
  9. Deja de tratar de comprar la felicidad.
    Gran parte de lo que queremos es caro. Pero la verdad es que las cosas que realmente nos hacen felices como el amor, la risa y el trabajo sobre nuestros sentimientos, las podemos tener siempre de forma totalmente gratuita.
  10. Deja de buscar a alguien para que te haga feliz.
    Si no estás satisfecho contigo mismo, con tu personalidad, las relaciones a largo plazo con alguien tampoco te harán más feliz. Necesitas crear estabilidad en tu vida, antes de compartirla con alguien más.
  11. Deja de holgazanear.
    No reflexiones demasiado tiempo, de lo contrario vas a crear problemas incluso donde no los había. Evalúa la situación y actúa con decisión. No puedes cambiar aquello a lo que te niegas a resistir. Cualquier progreso está lleno de riesgos. Y en este caso, el orden es importante. Tú no serás capaz de leer sin conocer las letras.
  12. Deja de pensar que no estás preparado.
    Nadie, nunca, se siente preparado al 100% para hacer cualquier cosa. La mayoría de posibilidades serias te hacen salir de tu zona de confort, es decir, te sentirás incómodo; pero adelante, no lo pienses tanto y avanza.
  1. Deja de involucrarte en relaciones por razones equivocadas.
    La relación tiene que ser construida con la mente. Mejor estar solo que mal acompañado. No hay que tener prisa en la elección. Si algo debe suceder, sucederá, en el momento adecuado, con la persona correcta, y por las mejores causas. Sumérgete en el amor cuando estés listo y no cuando te sientas solo.
  2. Deja de abandonar nuevas relaciones simplemente porque fallaron las antiguas.
    Todos, a quienes encontrarás, tendrán sus propios objetivos. Alguien te pondrá a prueba, alguien te utilizará, y otros te enseñarán. Pero lo más importante es que algunos de ellos sacarán a flote lo mejor de ti.
  3. Dejar de competir con todo el mundo.
    No te preocupes porque los demás tengan más éxito que tú en algo. Céntrate en conseguir tus propios logros diarios. Aspira al éxito en la lucha entre TÚ y TÚ MISMO.
  4. Dejar de envidiar.
    La envidia es el arte de contar las pertenencias y logros ajenos en lugar de los tuyos. Pregúntate: “¿Qué tengo que todo el mundo quiere?“.
  5. Deja de quejarte y sentir lástima por ti mismo.
    La vida lanza los dados con el fin de moverte hacia una dirección importante. Puedes no ver y no entender todo lo que está sucediendo, y esto puede ser doloroso. Pero mira hacia atrás para notar lo malo que te ha pasado en la vida. Encontrarás que a menudo te ha conducido al éxito, a conocer a una persona importante, a un estado concreto en el alma o a una situación especial. ¡Sonríe! Que todo el mundo sepa que hoy eres mucho más fuerte de lo que fuiste ayer.quejarse
  6. Deja de agravar el resentimiento.
    No vivas la vida con odio en tu corazón. Al final, te harás más daño a ti mismo que a las las personas a las que odias. El perdón no significa ”Acepto todo lo que has hecho conmigo“, el perdón significa: “No permitiré que lo que has hecho conmigo, destruya mi felicidad para siempre”. El perdón es la propuesta de dejar ir algo, encontrar la paz y liberarse. Y recuerda que necesitas perdonar, no sólo a los demás, sino también a ti mismo. Si es necesario, perdónate y sigue adelante para intentar la próxima vez hacerlo mejor.
  7. Deja de permitir que los otros te rebajen a su nivel.
    No hay necesidad de bajar tu nivel para ser acorde a aquellos que se niegan a subirlo.
  8. Deja de perder tiempo en explicaciones.
    Tus amigos no las necesitan y tus enemigos no te creerán de todos modos. Simplemente, actúa tal y como crees que es correcto.
  9. Deja de moverte en círculos.
    La hora de que respires profundamente llega justo en un momento en que no tienes tiempo suficiente. Mientras sigues haciendo lo que estás haciendo, obtendrás lo que estás obteniendo. A veces es necesaria la distancia para ver todo con su verdadera luz.
  1. Deja de menospreciar las cosas pequeñas.
    Disfruta de las cosas que parecen poco importantes porque algún día puedes mirar hacia atrás y descubrir que eran realmente grandes. Lo mejor de tu vida se compone de pequeños momentos sin nombre, dedicados a regalarle una sonrisa a una persona que es realmente importante para ti.
  2. Deja de tratar de hacer todo a la perfección.
    El mundo real no recompensa a los perfeccionistas sino a aquellos que tratan de lograr sus objetivos.
  3. Deja de elegir el camino más fácil.
    La vida no es tan fácil, sobre todo si planificas lograr algo que valga la pena. No elijas el camino más fácil. Haz algo extraordinario.
  4. Deja de fingir que todo está bien si no lo es.
    No pasa nada si te relajas por un tiempo. No siempre tienes que ser fuerte, y no hay necesidad de probar constantemente que todo va bien. No te preocupes por lo que otros piensan: llora si sientes que es necesario, las lágrimas son saludables. Cuanto antes lo hagas, más rápido serás capaz de sonreír.
  5. Deja de culpar a otros por tus problemas.
    El logro de tus sueños depende directamente del grado en que asumas la responsabilidad de tu propia vida. Cuando culpas a otros de lo que te sucede a ti, renuncias a la responsabilidad y otorgas el poder de esta cuestión en tu vida a los demás.
  6. Deja de tratar de ser todo para todos.
    Es imposible, te quemarás a ti mismo. Pero si regalas la alegría a una persona, eso podrá cambiar el mundo. Tal vez no todo el mundo, pero el mundo de dicha persona, sí. Por lo tanto, céntrate.
  7. Deja de preocuparte demasiado.
    La ansiedad no nos libera de los retos del futuro, sólo nos aleja de la alegría de hoy. Una manera de comprobar si algo vale tanta reflexión, es hacerte esta pregunta: “¿Esto será importante en un año? ¿En tres, en cinco años?”. Si la respuesta es no, no vale la pena preocuparse.
  8. Dejar de centrarte en las cosas que no deseas.
    Céntrate en lo que realmente deseas. El pensamiento positivo es una de las claves para alcanzar un gran éxito. Si te despiertas cada mañana con la idea de que en tu vida, hoy, pasará algo hermoso, tarde o temprano te darás cuenta de que tenías razón.
  9. No seas desagradecido.
    No importa si tus cosas van mal o bien, al despertarte cada día da gracias por estar vivo. Alguien, en algún lugar, ahora está luchando desesperadamente por la suya. En lugar de pensar en tus dificultades, trata de pensar en lo que tienes y lo que otros han perdido.

Vía: Genial