No busques a alguien que te complemente, busca a quien esté contigo mientras te descubres

Solemos encontrar a alguien que de alguna manera u otra nos complemente y desde este principio asumimos que hay algo que nos falta, que tenemos algún tipo de vacío o bien que estamos incompletos.

Pero la verdad es que estamos completísimos, que todos estamos dotados de todo lo que necesitamos y aunque resulta mágico compartir con alguien más, la razón principal para hacerlo no debe ser de relleno o complemento.

alma-gemela-mariposa-2

Todos pasamos a lo largo de nuestro camino, un crecimiento profundo, paulatino, constante… Y especial es contar con una persona especial que nos honre con su presencia, con su amor, con su ser mientras nosotros nos descubrimos desde el corazón a lo largo de nuestra vida, de la misma manera en la que nosotros estamos dispuestos a estar para esa persona.

No serán necesarias las promesas de eternidad, siempre estaremos en presencia en la vida de alguien hasta que sea necesario, desde el punto de vista de aprendizaje, evolución y amor… No sabemos si alguien estará de manera fugaz en nuestras vidas, pero a través de esa persona aprenderemos de forma intensa cosas que pasarán a formar parte de nuestras vidas o si los para siempre se manifestarán en nuestras vidas… Y lo mejor es que eso no debería importarnos.

calma

Debemos aprender a amar de manera desapegada, sin miedo a la pérdida, dándole al presente la atención que merece, amando, dando lo mejor de nosotros en cada momento, porque la única manera que tenemos de cuidar lo que queremos es justamente dando amor de calidad.

Cuando generamos necesidades, cuando pensamos que sin alguien no podemos continuar o estamos incompletos, nuestro ego comienza a tomar el control y el amor es sustituido por el miedo, por la necesidad de control y se pierde la espontaneidad, la honestidad y en ese camino comenzamos a confundir sentimientos, emociones y necesidades… El amor deja de ser amor.

mujer-luna-en-calma

Quien nos quiere bien se sentirá dichoso de que no creemos nexos de dependencia, de que nuestra elección sea siempre por preferencia y no por necesidad o por cualquier otro motivo que distorsiona al amor. Quien nos ama, verá con admiración cada vez que nuestras alas se preparen a volar, incluso cuando en ese vuelo no pueda acompañarnos.

No le pertenecemos a nadie, nadie nos pertenece, solo tenemos la dicha de compartir con alguien nuestros procesos y hacer un camino que podemos compartir. Si lo hacemos desde la libertad y el compromiso que cada quien asuma, de seguro tendremos nexos alimentados de lo más cercano al amor incondicional.

Por: Sara Espejo – Rincón del Tibet