Las Personas Compasivas Tienen Una Cosa en Común: Han Pasado Por Cosas Difíciles

Jordan Grey nos cuenta la siguiente anécdota:

Estaba en un retiro en Colorado con treinta personas más.

Cada una de esas personas había sido escogida bajo el importante criterio de que fueran emprendedores que estuvieran cambiando el mundo desde su área de trabajo.

Había una mujer en particular hacia la cual sentía una atracción, no del tipo física, sino por su presencia.

Yo siendo yo, siempre el observador…rara vez el que entabla la conversación, la miré a la distancia durante los primeros dos días del evento.

La vi interactuando con todo el mundo con un trato amable, profundo y genuino. Después de observarla lo suficiente sin haberle dicho más que un puñado de palabras en todo el fin de semana, me sentí preparado para preguntarle lo que había querido preguntarle desde que la vi interactuando por primera vez con las personas a su alrededor.

Me acerqué a ella y haciendo un gesto que apuntaba a su “todo” le pregunté:¿cómo llegaste a ser de esta manera?

 

‘De esta manera’ significada amable, compasiva y con una gran fuerza de amor que fluía naturalmente.

Ella intuitivamente sabía a lo que me refería con mi pregunta, se tomó un tiempo para responder…un largo tiempo. Luego rompió el silencio diciendo algo que me da vueltas en la cabeza hasta el día de hoy.

Después de un largo respiro, me miró a los ojos penetrantemente y me dijo: “Fue ganado duramente”

Eso era. Eso era todo lo que tenía que decir. Fue ganado duramente.

La profundidad de su forma de ser compasiva vino del todo el dolor sufrido y sanado a través de largas décadas de trabajo sobre sí misma.

Y está lejos de ser alguien poco común.

Todas las grandes personas que he conocido en mi vida han experimentado grandes dolores y penas. Todos han pasado por cosas que serían difíciles para cualquiera.

Todas las personas que he conocido que tienen esta gran aura de amor, compasión y amabilidad han vivido cosas realmente difíciles de vivir.

compasion

Quizás esto sea algo común entre los seres humanos. Todos hemos pasado por cosas difíciles y dolorosas… y eventualmente hemos crecido con la experiencia y hemos podido compartir nuestros aprendizajes con los demás.

Todos alguna vez hemos sentido pena, ansiedad o hemos perdido a alguien muy cercano a nuestro corazón (ya sea por la muerte o por el término de una relación importante.)

En cierta medida, el ser humano tiene que pasar por estas experiencias dolorosas para poder ir encontrándose con él mismo, para descubrir el amor esencial que guarda en su corazón y para lograr ver y empatizar con el dolor que viven otros.

El dolor no es único. No es una experiencia completamente atípica. Es parte de la condición humana. Esto no quiere decir que sea la emoción a la base de la experiencia del ser humano… sólo es una de ellas.

Hay mucho dolor en el mundo… pero también hay mucho amor. Lo importante es saber siempre encontrar el amor hasta en las experiencias más dolorosas.

Es por esto que es importante no juzgar a otros por sus acciones (las buenas y las malas), ya que nunca sabemos por qué están pasando…

Las Personas Compasivas Tienen Una Cosa en Comun- Han Pasado Por Cosas Dificiles_edited-1

Quizás alguien acaba de encontrar al amor de su vida y por eso ando con una sonrisa de oreja a oreja por el mundo.

O quizás alguien tiene a un familiar enfermo y está cansado, y por eso toca la bocina a otros conductores.

No es que nuestras emociones justifiquen nuestras acciones, sólo debemos aprender a ser compasivos con otros, ya que no sabemos por lo que pueden estar pasando.

Y cuando te encuentres con alguien que tienen un poquito de espacio extra en su corazón para todos los demás, reconoce que quizás llegaron a ser de esa manera debido a todo el dolor sufrido y sanado a lo largo de su vida.

Todos somos humanos, y estamos todos juntos en este camino.

Vía: elvasomediolleno