Rincón del TibetRincón del Tibet

Thangka Doble dorge. Pieza única.

Thangka Doble dorge. Pieza única. Zoom

Thangka Doble dorge. Pieza única.

€ 140,00

PIEZA ÚNICA PINTADA A MANO!


El Dorje representa de hecho la firmeza de espíritu y el alcanzar una alta virtud trascendental capaz de guiar hacia la Verdad, destruyendo el desconocimiento.



El doble Dorje, conocido como Vishvavajra y usado también como sello para cierre o firma para importantes documentos, a menudo se coloca en la base de estatuas que representan las principales divinidades tibetanas e indias, y si se lleva puesto sirve como advertencia para recordar el absoluto carácter indestructible del Conocimiento.


Disponible

Medidas:

Un Thangka, también conocido como tangka o tanka, es un tapiz o o pintura en tela de seda con bordados, que por lo general representan a una deidad budista, una escena o algún tipo de mandala. El mismo está pintado o bordado, se cuelga en monasterios o altares familiares y ocasionalmente es llevado por monjes en procesiones ceremoniales religiosas. En tibetano la palabra “than” quiere decir plano y el sufijo “ka” significa pintura. El Thangka es entonces un tipo de pintura realizada sobre una superficie plana, que puede ser enrollada. Generalmente los thankgas duran mucho tiempo y conservan mucho su esplendor, pero debido a su naturaleza delicada, tienen que mantenerse en lugares secos, donde la humedad no afecte a la calidad de la seda

Originalmente, las pinturas thangka se hicieron populares entre los monjes itinerantes ya que las pinturas en rollos eran fáciles de transportar entre los monasterios. Estos thangkas eran importantes herramientas de enseñanza, ya que mostraban escenas de la vida de Buda, de destacados Lamas, y de ciertas deidades o Bodhisattvas. Un tema popular de los Thangka es la rueda de la vida, que es una representación visual de las enseñanzas del Abhidharma o arte de la iluminación.

Mientras que para algunas personas estos son sólo coloridos tapices, para los budistas estas pinturas religiosas tibetanas poseen una belleza que se interpreta como una manifestación de ciertas energías iluminadas, y por lo tanto son visualmente estimulantes. Las imágenes de devoción actúan como la pieza central durante un ritual o ceremonia, y a menudo se utilizan como medio para ofrecer oraciones. En general, el arte religioso se usa como herramienta de meditación para ayudar a encontrar el camino de la iluminación.